Joven madre usurpó vivienda en Caleta pero desistió por mediación policial

Efectivos de la Seccional Cuarta de Policía recibieron el jueves por la mañana un llamado de miembros de Defensa Civil, quienes alertaron sobre la usurpación de una casa en el barrio Rotary 23 de esta ciudad, en el sector que comprende a las unidades habitacionales que aún no fueron entregadas a sus respectivos adjudicatarios.

Caleta Olivia (agencia)
El hecho tuvo lugar alrededor de las 8 de la mañana, cuando una joven madre de 22 años, de apellido Acosta, usurpó la vivienda 14 de la manzana 5 del mencionado sector con su pequeño bebé de sólo dos años y cinco meses en brazos, forzando las ventanas y logrando violentar la puerta principal por la que finalmente pudo ingresar.
Los uniformados no tardaron en llegar y prontamente comenzaron a entablar un diálogo con la mujer.
La unidad habitacional no contaba con la conexión de los servicios básicos como luz, agua o gas, por lo que la falta de calefacción hizo que la criatura padeciera fuertemente las pocas horas que permanecieron en el lugar.
«Cuando vimos al bebé estaba prácticamente azul», mencionó a este medio el subcomisario Javier Vidal, de la Seccional Cuarta.
Las tratativas con la joven tuvieron buenos resultados y fue fundamental la tarea de los efectivos intervinientes, quienes rápidamente se comunicaron con algunos referentes de la comuna local, para garantizarle a la mujer un lugar provisorio al cual poder acudir con su hijo, lo que hizo que Acosta desistiera de continuar con la usurpación.
De todas formas, quedó imputada en lo que constituye un delito contra la propiedad privada.

DEMANDAS
El Rotary 23 es uno de los barrios más populosos de esta ciudad costera que en el último tiempo tuvo un importantísimo crecimiento poblacional hacia al oeste.
Allí, son cientos las casas que se encuentran cercadas a resguardo de las empresas constructoras, y sin seguridad, por lo que suelen ser una última opción para quienes aún no tienen posibilidad cercana de acceder a su vivienda propia.
La necesidad y carencia de muchas mujeres solteras con varios hijos que tomaban la determinación de usurpar una propiedad ajena parecía haber sido una práctica que se había dejado de lado, aunque la continua llegada de familias de otros puntos del país, mayoritariamente de Chubut y Río Negro, no disminuye su marcha y esto es para las autoridades locales un callejón sin salida, donde las respuestas llegan, pero no alcanzan a todos.
Al caso anterior, se le suman otros en el mismo barrio y en el llamado Centenario.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico