Juegos Olímpicos de la Juventud, el fuego eterno de los nuevos exponentes

Las mayores gratificaciones lo dieron los dueños de casa. En una puesta en escena que situó a Argentina como escenario deportivo internacional. Sumado a las nuevas expresiones de disciplinas deportivas y la igualdad de género.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, que tuvieron lugar entre el 6 y el 18 de octubre, dejaron encantado al alemán Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), quien expresó que de “ponerle una calificación del 1 al 10, sin dudas que les pondría un 11”.

La concurrencia y la participación de público, que casi alcanzó el millón de espectadores en los 12 días de competencia, fue lo que más cautivó a Bach y a la organización de los Juegos, aunque no se cobrara entrada.

Con la intensidad de los Juegos de la Juventud, los primeros en tener igualdad de género (había 4000 atletas, 2000 mujeres y 2000 hombres), Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), se entusiasmó con la idea de que Buenos Aires avance en la candidatura como sede de los Juegos Olímpicos de mayores en 2032.

“Este país cuenta con grandes posibilidades logísticas y técnicas, pero además tiene la pasión de los argentinos por el deporte, espíritu olímpico puro. Dependerá de que los argentinos decidan si quieren ser candidatos”, declaró Bach.

La elección de la sede de los Juegos Olímpicos 2032 se hará recién en el 2025, dentro de siete años. Ya le fueron adjudicadas las sedes a París en 2024 y Los Ángeles en 2028. Habrá que ver cómo se encuentra la Argentina por entonces ya que, por caso, el tema del presupuesto final de Buenos Aires 2018 fue una incógnita con la inflación y devaluación que se registró en la economía argentina en el segundo semestre de este año.

De los 231,09 millones de dólares previstos al momento de ganar la sede en 2013, cuando el dólar paralelo rondaba los 9,5 pesos, el número final de la competencia ascendió unos 650 millones de dólares.

Esos valores incluían una cotización proyectada a 2018 de 4,5 pesos por dólar y una inflación anual del 5,7 por ciento, por lo que el presupuesto finalmente no pudo ajustarse a las previsiones iniciales.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con Horacio Rodríguez Larreta al frente de la gestión, justificó la inversión con la infraestructura que se realizó para los Juegos y le quedará a la Ciudad.

Se trata de los 31 edificios que componían la Villa Olímpica en Soldati, en los que vivirán 1.050 familias. Según fuentes del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), las departamentos preadjudicados de 1, 2 y 3 ambientes se entregarán a partir de marzo de 2019.

Además de viviendas, hay 40 locales comerciales distribuidos en 29 edificios que se subastarán públicamente a través del Banco Ciudad.

Parte de la infraestructura deportiva de nivel también les quedará para entrenar y competir a los atletas argentinos, en el Parque Olímpico, aunque no todas las obras están completas y continúa la preocupación por el cierre y la venta del histórico Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) y el Instituto Romero Brest para llevar a cabo un emprendimiento inmobiliario en la zona lindera al Tiro Federal, que ya fue vendido.

Los deportistas argentinos coinciden en mantener dos centros de entrenamiento, mientras que Rodríguez Larreta, Werthein y el presidente Mauricio Macri ya anunciaron el traslado paulatino (que llevaría un año) de todas las actividades que se realizaron en las 11 hectáreas del CeNARD en Núñez al predio de Villa Soldati.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico