Juez instó a estar presente en la vida de los hijos para terminar con la droga y el alcohol

“El día que comprendamos la necesidad de estar presentes en la vida de nuestros hijos, habremos puesto la piedra basal para la solución de muchos de los problemas que hoy nos aquejan, incluso los de la droga y el alcohol, claros síntomas del deterioro social por el que atravesamos”, sostuvo el juez Roberto Casal en un tramo del fallo con el cual absolvió a dos mujeres policías que fueron juzgadas por vejaciones en la comisaría de Sarmiento.

El juez penal de Sarmiento, Roberto Casal, le puso un alto contenido social al fallo que emitió en el marco del juicio al que fueron sometidas dos mujeres policías por un supuesto caso de vejaciones. En él, resolvió absolver de culpa y cargo a las cabos Brenda Mariel Arratia (27) y Roxana Beatriz Aminahuel (25), advirtiéndose que la Fiscalía no pudo acreditar la materialidad o apariencia física del hecho que presentó en la acusación.
En su fallo, el juez señaló que las declaraciones de la víctima y los testigos no sólo diferían en los detalles, sino más bien en lo sustancial del relato, e indicó que los testigos no coincidieron en relatar si fueron llevados a la comisaría a punta de escopeta o la policía sólo tenía una cachiporra; si fueron conducidos esposados o lo hacían libremente; si permanecieron de pie enfrentados a la pared con las manos en alto o esposadas.
El juez advirtió que la Fiscalía construyó su caso a partir de los dichos de la madre del denunciante, quien refirió haber tomado conocimiento de que su hijo se encontraba demorado, aunque por los dichos de su padre, quien a su vez había sido anoticiado por su hermano, que se desempeña como personal de seguridad del hospital local.
Asimismo, le generó dudas el hecho de que la Fiscalía no haya citado a esas personas al debate y tampoco se pudo saber si fueron escuchadas durante la investigación.

MENSAJE SOCIAL
El magistrado le puso un alto contenido social al fallo y en un tramo de éste planteó una serie de interrogantes que lo llevaron a una posterior reflexión.
“¿Qué hacían cuatro menores de muy corta edad a las cuatro de la mañana en la plaza de la ciudad ingiriendo bebidas alcohólicas? ¿Los padres dónde estaban? Obviamente, la ingesta produjo sus resultados, la pelea que desencadenó el hecho que motivó el debate”, sostuvo y agregó que “el día que comprendamos la necesidad de estar presentes en la vida de nuestros hijos, cumpliendo adecuadamente el rol de padres, marcando los límites con una autoridad bien ejercida y predicando con el ejemplo, habremos puesto la piedra basal para la solución de muchos de los problemas que hoy nos aquejan, incluso los de la droga y el alcohol, claros síntomas del deterioro social por el que atravesamos”.
Es válido recordar que el caso por el que fueron llevadas a juicio dos mujeres policías tuvo lugar el 16 de mayo de 2010, aproximadamente a las 4:15 de la madrugada, en la comisaría de Sarmiento.
Esa madrugada, un grupo de menores fue demorado en la plaza San Martín y luego trasladados al interior de la dependencia policial, pero según denunció uno de ellos, de 14 años, las dos cabos lo agredieron sin justificación, golpeándolo en la cabeza con la mano.
Según la víctima, fue tratado en forma humillante y denigrante cuando lo hicieron bajarse los pantalones y le dijeron: “vos sos hijo de la policía. ¿No te da vergüenza andar en estas cosas? ¡No te olvides que la policía te da de comer!”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico