Jueza de Las Heras ordenó detener a referentes de un gremio de vigiladores

La magistrada subrogante del Juzgado de Instrucción de Las Heras, Paola Ormachea, ordenó la detención de un número no precisado de integrantes de un gremio que nuclea a trabajadores de empresas de vigilancia, disidente del que lidera Julio Gutiérrez.

 Caleta Olivia (agencia)

La medida está fundamentada en los serios incidentes que se produjeron el 9 de enero cuando referentes de ambas facciones protagonizaron una batalla campal en inmediaciones de la Delegación de la Secretaría de Trabajo de esa misma localidad. Indistintamente se les imputan los delitos de coacción agravada por uso de armas de fuego, impedimento de la actividad productiva y vandalismo.

La orden fue impartida a la Policía de Santa Cruz y el primero de los detenidos, en la misma jornada del jueves, fue identificado como Pablo Ordoñez, según señala el portal digital El Ciudadano de Las Heras, recordando además que los hechos que derivaron en la violenta pelea se gestaron inicialmente por denuncias que presentaran las empresas RAMS, LH y EXPASA, en ocasión de sentirse perjudicadas por el accionar de afiliados al gremio disidente.

DICEN QUE UNO ESTA PROFUGO

Por su parte, la Unión de Personal de Seguridad y de la República Argentina (UPSAP) que lidera Julio Gutiérrez, hizo llegar ayer a diferentes medios de prensa un comunicado en el cual recuerda que en la fecha citada precedentemente su sector participaba de una audiencia en la Delegación de Trabajo de Las Heras.

En esas circunstancias arribaron referentes del denominado Sindicato Unido de Custodios y Afines de la República Argentina (SUTCARA), liderados por Luis Báez, “con el fin de poner palos en la rueda en las negociaciones y generar una trifulca que, lamentablemente, solo ganó la violencia, poniendo a trabajadores contra trabajadores”.

“Báez cree tener un gremio paralelo, cuando el único que puede sentarse a negociar con los empleadores es UPSAP, que además tiene cobertura en toda la Patagonia” dijo Gutiérrez.

Al mismo tiempo sostuvo que “con estas actitudes, Báez solo intenta confundir a algunos trabajadores, quienes deben tomar conciencia de que si siguen apoyando a esta persona solo ponen en riesgo su continuidad laboral”.

Finalmente aseguró que también sobre Báez pesa una orden de detención, pero que se halla “prófugo” porque se habría alejado de la zona “dejando solos e indefensos a quienes lo acompañaban”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico