Jugadora de voley de Serbia suspendida tras polémico gesto 

Sanja Djurdjevic se burló de las personas con ascendencia asiática y recibió un castigo por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

Una jugadora de voley de la selección femenina de Serbia fue suspendida por dos partidos después de que las cámaras la captaron haciendo un gesto racista que comúnmente es utilizado para burlarse de las personas con ascendencia asiática. Alguna vez lo hizo el jugador de Boca, Edwin Cardona, en un partido de Colombia.

Esta vez fue Sanja Djurdjevic, de 24 años, quien tuvo que pedir disculpas a través de sus perfiles en las redes sociales.

Ocurrió durante un partido entre los equipos femeninos de Serbia y Tailandia en la Volleyball Nations League (VNL) que se desarrolla en Italia. La joven libero violó las reglas disciplinarias y el organismo responsable de imponer sanciones disciplinarias dentro de las competencias de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) la castigó con dos partidos y multó a la Federación serbia con el equivalente a USD 22.000 (20.000 francos suizos).

Según el comunicado difundido por la FIVB, el dinero se donará a una causa dedicada a “combatir el comportamiento discriminatorio y/o financiar programas educativos sobre sensibilidad cultural”.

“Soy consciente de mi error e inmediatamente después del partido me disculpé con toda la selección de Tailandia. Solo quería dirigirme a mis compañeros con el mensaje: ‘Ahora, empezaremos a jugar a la defensiva como ellos’, no quise faltarle el respeto a nadie”, argumentó Djurdjevic en sus redes.

Después de que las cámaras la captaron haciendo ese gesto con los dedos en sus ojos tras un punto a favor de su equipo, miles de personas firmaron una petición en Internet pidiendo que Sanja Djurdjevic fuera sancionada, por lo que se perderá los próximos partidos de su equipo en la VNL, que son contra Bélgica y Canadá.

En tanto, la Federación de Voley de Serbia también publicó un mensaje conciliatorio en Facebook diciendo que “se disculpan sinceramente” con el equipo de Tailandia, pero a su vez minimizaron el suceso y defendieron a su jugadora. “Ella no quiso faltar el respeto. Por supuesto, fue una lástima. Todo terminó como un simple malentendido, en un ambiente amistoso entre los jugadores de los dos equipos”, reza su comunicado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico