Juicio abreviado para un hombre violento

El juez Ricardo Rolón homologó en Sarmiento el acuerdo de juicio abreviado solicitado por los representantes de Fiscalía y Defensa en el marco de una causa judicial contra Carlos Luis Mansilla (37), acusado como autor de los delitos de usurpación, amenazas agravadas por el uso del arma de fuego en concurso ideal con daño simple, lesiones leves y tenencia de arma de fuego.

En consecuencia, el magistrado condenó al imputado a la pena de dos años de prisión en suspenso y a las costas del proceso.

El fiscal Herminio Gonzales Meneses y el abogado adjunto de la Defensa Publica, Gustavo Oyarzún, peticionaron al juez Rolón la aplicación del instituto de juicio abreviado. En la ocasión, Gonzales Meneses describió los hechos investigados y plasmados en la pieza de acusación pública.

Asimismo, detalló los medios de prueba testimoniales y documentales propuestos. Luego indicó que las partes y el acusado habían arribado a un acuerdo respecto de la vía judicial propuesta y a la pena que recibiría el acusado.

En consecuencia, Rolón consultó a Mansilla si reconocía la existencia de los hechos y admitía su participación en los mismos. También lo interpeló para confirmar si aceptaba la condena de dos años de prisión que habían acordado la fiscalía y la defensa.

En esta instancia del proceso, Carlos Mansilla asumió su participación en los delitos investigados y aceptó la pena pactada entre las partes y el acusado.

Finalmente, el juez de la circunscripción judicial de Esquel resolvió condenar a Mansilla como autor penalmente responsable de los hechos ocurridos el 28 de diciembre de 2015 y el 29 de diciembre de 2016 en la zona de chacras del barrio Buzzo. El magistrado le impuso la pena de dos años de prisión en suspenso y las costas del proceso.

LOS HECHOS

Los denunciantes manifestaron que el 28 de diciembre del 2015, a las 10, se dirigieron a observar un terreno que habían adquirido y que se encontraba ubicado sobre la calle Etcheto del barrio Buzzo.

Al llegar al lugar, observaron a un grupo de albañiles que realizaban tareas de construcción. Cuando los titulares de la propiedad consultaron a los trabajadores por qué estaban construyendo en ese sector, los albañiles respondieron que cumplían directivas de la mujer que les había vendido el terreno a los damnificados.

En ese marco apareció un grupo de personas, entre los que se encontraba Carlos Mansilla. Según los investigadores, las víctimas fueron agredidas físicamente, recibieron amenazas y sufrieron lesiones de carácter leve. Como consecuencia del ataque resultó dañado el vehículo de los denunciantes.

La segunda causa se originó el 29 de diciembre de 2016 en una chacra ubicada en la manzana n°20 frente al barrio «Las Cañitas».

De acuerdo a lo que consta en la denuncia, la víctima se dirigió a la chacra y al llegar observó que había fuego en el patio de la vivienda. Cuando intentó abrir el portón comprobó que habían cambiado el candado.

Luego, el damnificado advirtió que en el interior de su propiedad se encontraban el acusado y su grupo familiar, quienes habían ingresado de manera clandestina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico