Julio César Urien, un marino del pueblo

Tiene 65 años, pero cuando tenía 23 y era un joven oficial de la Armada protagonizó una sublevación en la ESMA, apoyando el retorno al poder de Juan Domingo Perón y la caída del dictador Alejandro Lanusse. A 42 años de este hecho, en una entrevista con Diario Patagónico, analizó cómo pasó de ser una oveja negra a reivindicado y se refirió a la nueva generación de jóvenes militantes.

 “Yo soy un marino del pueblo que enfrentó a la dictadura”, asegura Julio César Urien (65), el capitán de “La Sanmartiniana”, velero que recorre las costas del país como una forma de concientizar sobre la importancia del mar y revalorizar la soberanía del país.

Este hombre de gran porte, canas y ojos claros que evidencian su ascendencia extranjera, se autodefine como un defensor de la patria y “kirchnerista de ultranza”. Sin duda, tiene dónde apoyar sus palabras y también sus principios, pese a que en algún momento de la charla pueda sonar reiterativo.

Es que en la madrugada del 17 de noviembre de 1972, con sólo 23 años, encabezó una sublevación en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) para derrocar al gobierno del dictador Alejandro Agustín Lanusse, quien había tomado el poder luego de echar a Juan Carlos Onganía, y tras un breve paso por la Presidencia de Roberto Marcelo Levingston.

En ese momento Urien era un joven oficial y ansiaba devolverle el poder a Juan Domingo Perón, quien ese día regresaba del largo exilio, aunque no podría ser candidato en las elecciones del año siguiente. Sin embargo, no todo salió como estaba planeado y el grupo de sublevados tuvo que rendirse en la Plaza Grigera de Lomas de Zamora, mientras Urien ya había sido detenido.

Por este hecho fue arrestado y dado de baja de la Marina. Más tarde recibiría la amnistía del presidente constitucional, Héctor José Cámpora en 1973, pero durante la última dictadura militar volvió a la cárcel, secuestrado por la Triple A, donde fue torturado y sufrió el martirio de la dictadura.

En su paso por Comodoro Rivadavia, el capitán de “La Sanmartiniana” -que fuera reivindicado por Néstor Kirchner dándole el grado de teniente de Fragata (retirado)-, dialogó con Diario Patagónico de su historia, los jóvenes y el cambio de mentalidad que tuvo la sociedad argentina en 42 años.

 ¿Su historia está presente en “La Sanmartiniana” o es un tema tabú?

Se habla y muchos quieren saber qué pasó con esta generación. Una cosa es leer la historia y otra que te la cuenten porque depende de quién lo haga. Nosotros, en cambio, la vivimos. Yo soy uno de los pocos sobrevivientes; entonces se producen charlas donde se habla lo positivo, algunos errores, nuestra relación con Perón. Somos todos peronistas, entonces se producen discusiones con mucho respeto porque acá viene gente grande, jóvenes, universitarios, compañeros. Hombres y mujeres.

¿Lo sorprende el cambio de la historia teniendo en cuenta que hasta hace unos años era una oveja negra dentro de la Armada?

Yo estoy un poco sorprendido. Con este proyecto entré a la base naval de Mar del Plata. Me recibió el comandante de la zona del Atlántico Sur y varios almirantes, y pudimos hablar. Ellos saben quién soy.

Después entré a Puerto Belgrano, estaba toda la flota de mar y ahí está la base de Infantería. Y bueno en otro momento era la mosca blanca; ahora me recibe el comandante de Infantería de Marina y podemos charlar en una mesa un montón de temas.

 ¿Qué cree que cambió en el medio para que se dé este cambio?

La sociedad, en el sentido de la condena; hacer realidad la memoria, la verdad y la justicia; entonces no hay más espacios para el golpe militar, para la violación de los derechos humanos. Es un avance para la sociedad que se juzgue a los represores en el marco de la justicia.

Todo esto es un nivel de conciencia que es un avance en la realidad argentina, y también a nivel sudamericano. Hoy tenemos una política de defensa en alianza integrándonos con países latinoamericanos como Chile, Uruguay y Venezuela. Ahora ya no dependemos de los yanquis. Ahora los latinoamericanos estamos definiendo una estrategia nuestra, un pensamiento militar y sabemos que tenemos que defender nuestros recursos naturales. Acá tenemos una zona de paz que hay que preservar; sino fijate lo que es el mundo.

 ¿Teniendo en cuenta su historia, cómo ve la juventud militante de hoy?

Nuestra generación entregó mucho, hubo muchos desaparecidos; entonces es un aliciente ver a estas nuevas generaciones que empiezan a incursionar en política. En ese marco nosotros apostamos, acompañando a los pibes. Yo tengo 65 años; entonces es un aporte que hacemos en un espacio que hace falta porque digo que nuestro pueblo tiene que ser un pueblo de marinos porque el futuro está ligado a la explotación y conservación de los recursos que tenemos.

Después, yo soy un marino del pueblo que enfrentó a la dictadura y ver a los jóvenes con esta militancia, trabajando con las fuerzas de seguridad y la Armada, con apoyo, genera una satisfacción porque las fuerzas armadas están junto al pueblo, comprometidas con la sociedad, respetando la soberanía. Hoy lo vemos: la Armada y Prefectura están acá.

 Teniendo en cuenta que esto también es un proyecto militante y kirchnerista, ¿usted cómo ve el futuro del gobierno nacional?

Yo lo veo bien, tengo mucha confianza. Creo que el pueblo argentino no come vidrio. Venimos de un modelo neoliberal que entregó todo y hoy estamos llevando una política de inclusión, un proyecto que defiende el interés nacional; entonces creo que se han logrado un montón de conquistas. Creo que hemos ganado una década pero también falta. Hay que seguir progresando; la misma sociedad va generando sus anticuerpos, pero tiene que haber una continuidad.

 En algún momento quiso ser gobernador y terminó apoyando a Daniel Scioli. ¿Hoy también lo apoya en su candidatura a Presidente?

Yo creo que no. Creo que hay otros candidatos que expresan más el proyecto que lleva adelante Cristina y que llevaba Néstor, la necesidad de la profundización. Yo creo que Scioli es un aliado dentro del Frente Para la Victoria. Todavía hay una discusión; que los candidatos digan cómo profundizamos esto. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico