Juning Yan cumplió su deseo de vacunarse con Sinopharm

Otra anecdótica circunstancia enmarcada en la pandemia de COVID 19 se registró este viernes en el vacunatorio instalado en el complejo deportivo Ingeniero Knudsen de Caleta Olivia.

Además de otorgarse nuevos turnos a trabajadores afiliados a los gremios de petroleros, camioneros y vigiladores, fueron citados otros ciudadanos que corresponden a grupo etario de 38 años como mínimo, sin comorbilidades.

Entre estos últimos se hallaban integrantes de la reducida comunidad china radicada la zona, propietarios de varios supermercados y manera coincidente les correspondió aplicarse la primera dosis de la vacuna Sinopharm, fabricada en el laboratorio del Instituto de Productos Biológicos de Beijing.

Uno de los ciudadanos chinos inoculados fue Juning Yan, conocido por su apelativo de “Jhony”, radicado hace quince años en la Argentina, quien acudió junto a su esposa y su hermana de la misma nacionalidad.

Ofreció su brazo izquierdo tatuado con la figura de un tigre para ser inyectado y antes de retirarse dijo sonriente a El Patagónico que se sentía gratamente satisfecho por haber sido vacunado con un producto farmacéutico producido en su país de origen.

Incluso, a modo de broma, aseguró que no habría aceptado inocularse con la Sputnik V (producida en Rusia) o la Covishield (de AsgtraZeneca –Oxford producida en India).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico