Junto a la liberación de López y De Sousa, la Cámara resolvió cambiar la carátula de la causa

Los jueces que les concedieron la libertad a los responsables del Grupo Indalo también resolvieron un cambio de carátula en la causa por la que se encuentran imputados. Estaban procesados bajo la órbita de la Justicia Federal como partícipes necesarios de administración fraudulenta agravada en perjuicio del Estado nacional y ahora serán investigados por presunta evasión impositiva en el fuero de la Justicia Penal Tributaria.

La Sala I de la Cámara Federal Porteña resolvió ayer dejar en libertad a Cristóbal López y a su socio Fabián De Sousa, quienes durante la tarde abandonaron de manera respectiva los penales de Ezeiza y Marcos Paz, donde cumplían prisión preventiva desde fines de diciembre último por orden del juez federal Julián Ercolini.

Los jueces de la Sala I consideraron que la libertad no pone en riesgo la investigación en la que están imputados de haber retenido impuestos a la transferencia de los combustibles, a través de la petrolera Oil, por 8.000 millones de pesos.

Además, los magistrados resolvieron cambiar la carátula de la causa: estaban procesados como partícipes necesarios de administración fraudulenta agravada en perjuicio del Estado nacional y ahora serán investigados por delitos tributarios.

Los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Farah votaron por revocar la detención de López y de De Sousa. Leopoldo Bruglia, en cambio, consideró que debían seguir detenidos.

En esta causa también está procesado sin prisión preventiva, Ricardo Echegaray , extitular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El dictamen firmado por Ballestero y Farah consideró que tanto López como su socio pueden esperar el desenlace de la causa en libertad, según informaron fuentes judiciales.

Mientras tanto, la Administración Federal de Ingresos Públicos anunció ayer por la tarde que apelará a la Cámara de Casación Penal para que la causa Oil Combustibles, se mantenga en la Justicia Federal, de modo de evitar una disminución de las deudas que el fisco le reclama a esa compañía.

De acuerdo al argumento de la AFIP, el cambio de carátula podría permitir a los empresarios solicitar la adhesión a una moratoria que les posibilitaría una considerable reducción de la deuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico