Junto a los restos del gliptodonte hallados en Fitz Roy habría fósiles de un perezoso gigante

Si el reciente hallazgo de los restos fosilizados de un gliptodonte convulsionó a la pequeña localidad santacruceña de Fitz Roy, la revelación que hizo ayer un experto desde la ciudad de La Plata a un medio radial, causó aún mayor expectativa. Es que, a juzgar por sus afirmaciones, se estaría ante un doble hallazgo paleontológico. Al observar detenidamente las fotografías tomadas por Diario Patagónico, el especialista detectó restos de un perezoso gigante.

Caleta Olivia (ACO)
Fue a mediodía de ayer cuando el profesional confirmaba que el esqueleto que aparece en las fotos junto al gliptodonte (las que les fueran enviadas por correo electrónico) pertenece a un Celidoterium Herbívoro, es decir un perezoso gigante.
El sorpresivo anuncio se escuchó a través del programa radial «Voces y Apuntes» que se emite por la FM San Jorge cuando sus conductores, Facundo Pérez Toro y Nelson Aguilar, realizaron una entrevista al doctor Sergio Vizcaíno, profesional de renombre y con amplia experiencia en mamíferos vertebrados, habiendo sido incluso presidente de la Comisión Paleontológica Argentina.
En declaraciones a ese medio radial, Vizcaíno, que además participó en la constitución de la Ley Nacional de Conservación del Patrimonio, se explayó en base a fotografías que la emisora le enviara para su análisis, las cuales habían sido provistas por Diario Patagónico.
Vizcaíno había estado hace pocos días en Río Gallegos y allí tomó conocimiento del hallazgo de los restos de un gliptodonte en Fitz Roy, por lo que estaba la tanto de la situación.
De esta manera, en base a experiencia, dio por tierra las conjeturas primarias sobre la existencia de más de un gliptodonte en la foza del predio donde la empresa ACRI construye un complejo deportivo.
Así, confirmó que los restos fósiles que acompañan al «piche gigante» se corresponden con los de un perezoso gigante, de los cuales solo quedan hoy especímenes pequeños que habitan en la zona de Brasil.
También aseguró que los restos son de un animal que pudo pesar una tonelada y de los cuales se tiene registro den hallazgos de la zona pampeana de nuestro país.
Junto con el Gliptodonte, pertenecieron a la misma fauna y eran mamíferos de mil kilos que vivieron durante los últimos dos millones de años.

FOSA COMUN
Este paleontólogo describió las imágenes del hallazgo definiendo con certeza y claramente una columna vertebral de costado con la cara del nuevo animal mirando hacia arriba mostrando dos perforaciones de hocico.
Del grupo de los Cenartos, la diferencia determinante para este profesional consta con solo mirar las vértebras de los dos animales en la fosa.
Resulta que las vértebras de los gliptodontes estaban unidas porque estos animales no tenían mucha movilidad, en tanto que los restos del perezoso muestran unas vértebras separadas, dando la pauta de un animal más articulado.
Del grupo de los Enartros, estos lentos animales se emparentan con los armadillos o mulitas y con los osos hormigueros.
«Es un celidoterium herbívoro de dientes poco desarrollados, pero reemplazan el desgaste con dientes nuevos en un crecimiento de continuo metabolismo bajo; las manos son de un animal cavador y hacían sus cuevas de 1.80 metros de  diámetro y las longitudes superan los 20 metros», detalló.
Este experto en la materia también tiene una respuesta para haber encontrado a estos animales en una fosa común, manifestando con seguridad que se trata de la acumulación de animales hecha por la corriente de antiguos ríos que transportaban especies ya muertas.

LOS HUESOS VAN A RIO GALLEGOS
Pese a la insistencia de los vecinos de Fitz Roy para que los restos arqueológicos permanezcan en el lugar y constituyan un atractivo histórico para un futuro museo, cierto es que durante esta semana el gobierno provincial manifestó que los restos serán trasladados hacia la ciudad capitalina de Río Gallegos.
En este sentido, Sergio Vizcaíno reconoció que para conocer la valuación histórica sobre restos fósiles, los mismos deben ser acompañados por estudios profesionales que no se pueden hacer in situ.
«Creo poco probable que los restos queden en Fitz Roy, ya que no existe una institución independiente del poder de turno. En el país ocurre que generar ese tipo de instituciones es muy complejo porque hay dimes y diretes, intereses personarles que al ser lugares pequeños no hay control y desaparece el material».
Asimismo, informó que la Dirección de Patrimonio está al tanto de los requerimientos internacionales de conservación de fósiles.
«Lo cierto es que se trata de un patrimonio de la humanidad que debe estar a disposición del estudio de las futuras generaciones», finalizó el paleontólogo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico