Justicia federal trabaja en dos hipótesis por el ataque al hostel de Lago Puelo

El juez federal de Esquel, Guido Otranto, declaró de su competencia la causa por el ataque al hostel “Onda Azul” de Lago Puelo. Deberá establecer si se trató de un ataque racial o de índole religioso. También se refirió a la existencia de denuncias por parte de los sospechosos del ataque a raíz de ruidos molestos generados en el lugar.

 Por el momento se avanza en la investigación del ataque al hostel “Onda Azul” de Lago Puelo trabajando sobre dos hipótesis: un presunto ataque por discriminación y la posibilidad de que el incidente sea consecuencia de ruidos molestos denunciados en más de una oportunidad por los supuestos atacantes. Sin embargo, más allá de la causa, se sabe que existió un salvaje ataque contra el comercio que alberga turistas.

Ayer se confirmó que el juez federal de Esquel, Guido Otranto, hizo lugar al pedido para que el caso pase a la competencia federal, luego de la intervención del Ministerio Público Fiscal de Esquel que a través del fiscal de El Hoyo, Oscar Oro, propuso que se haga cargo del caso.

En declaraciones periodísticas, Otranto enmarcó el hecho en “el contexto de una campaña que hace meses se viene realizando en las localidades de la Comarca Andina en repudio a la concurrencia de mochileros israelíes“.

“Respondería a motivaciones discriminatorias comprendidas en la ley 23.592, cuya aplicación corresponde a la Justicia Federal de acuerdo a lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en casos de estas características”, agregó.

El juzgado federal consideró que “el contexto referido indica la posibilidad de que exista detrás del hecho una organización que tenga por objeto la promoción de la discriminación racial o religiosa”, contemplada en la misma norma federal. De esa forma, las actuaciones y demás elementos secuestrados serán puestos a disposición del Juzgado federal.

Mientras tanto, ayer la delegada del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) en Chubut, Mónica Sasso viajó hacia Lago Puelo, según indicó a Diario Patagónico. Allí iba a mantener entrevistas y reuniones para conocer detalles del caso y avanzar en la investigación que realizará el área.

ANTECEDENTES POR

RUIDOS MOLESTOS

La agresión se produjo el lunes entre la 1:15 y las 3:30 cuando un grupo irrumpió en el lugar gritando consignas antisemitas, arrojando bombas molotov e incluso robando pertenencias de los visitantes.

Desde el Ministerio Público Fiscal aseguran que es posible que el incidente tenga antecedentes en ruidos molestos generados en el hostel producto de su actividad, lo cual habría sido ratificado por personal policial.

Pero Sergio Pollack, propietario de hostel, aseguró que se trató de un ataque antisemita y basó su apreciación en que el 3 de octubre (“día del perdón” para la comunidad judía) se había producido un ataque similar. Sin embargo ayer la delegada del INADI en Chubut dijo a Radio del Mar que nunca hubo denuncia de un hecho de tales características.

Lo concreto es que por el momento hay dos personas sospechadas como los autores del ataque. Diego Castelán aceptó el hecho. El otro, “Johny” Paredes, de unos 30 años, ya habría estado involucrado en otros episodios violentos ocurridos en esa ciudad, según informaron fuentes del Ministerio Público Fiscal. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico