Justo ya tiene sus 250 mil pesos en el bolsillo

El vecino de Restinga Alí es uno de los dos ganadores del premio más importante del último Telebingo de 2007, el extraordinario de 500 mil pesos que se sorteó el 29 de diciembre en Comodoro Rivadavia. Justo Gutiérrez recibió su cheque ayer en la 6013, la agencia de Julio Harris que vendió en total 16 de los cartones premiados en aquel sorteo extraordinario, con un monto que se acerca al millón de pesos. También Dora Colo recibió los 12 mil pesos que había ganado en el último sorteo del Telebingo.

Dora Colo había ganado ese monto en el sorteo del domingo y los gerentes general y zonal del Instituto de Asistencia Social, Oscar Gallego y Mariano Almirón, ayer aprovecharon la ocasión para acreditar también ese premio, en tiempo récord.
Si el domingo no hubiera ganado, Dora Colo dejaba de jugar al Telebingo. Pero justo ese día la suerte le sonrió y ahora se ve forzada a revisar su promesa de ahorrar la plata de los cartones que ya no compraría.
Dora tiene muy claro el destino que daría a su premio. Va a usar los 12 mil pesos para saldar “algunas cuentitas” y hacer arreglos en su casa.
Pero Justo Gutiérrez, en cambio, todavía no sabe muy bien que hará con ese cuarto de millón que lo llenó de ganas de jubilarse de una vez. “Hace ya 25 años largos” que trabaja en la Guilford y le faltan todavía 4 para poder retirarse.
Acompañado por Carmen, su esposa, y por Edgar, su sobrino nieto, antes de recibir su cheque Justo le contó a este diario que ahora sí va a poder cambiar al fin su Renault 12 modelo 89. La idea le venía dando vueltas hace rato pero los números nunca cerraban. Y ahora que tiene la plata dice que no sabe qué auto elegir. “¡Hay tantos!”.
También tiene algunos arreglos para hacer en su casa, y tal vez una ampliación, para hacerla más cómoda, “porque es una casa de plan, chiquita”.
Justo volvió al trabajo hace apenas 15 días. Estaba de vacaciones cuando ganó el Telebingo y ahora debería esperar otro año para poder hacerse un viajecito como es debido. El llegó de Catamarca hace 28 años buscando un futuro posible y ahora le dan ganas de volver de visita “al pago”.
Justo se tenía tanta fe para el extraordinario del 29 que compró tres cartones, dos de ellos a medias con amigos de la casa y compañeros del trabajo. Finalmente, el que resultó ganador fue el que había comprado él solo.
Esa noche estaba siguiendo el sorteo por la tele y cuando cantaron el último número que le faltaba casi rompe de una piña la mesa de su casa, tiro todo lo que había encima. La familia se abrazó entre gritos y llantos, y él estuvo tan excitado que no pudo dormir en toda la noche.
Al fin ayer comenzó a vivir su sueño, y a buscar en las calles el coche que quiere hacer suyo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico