Por turnos acordados con antelación y bajo estrictos protocolos de bioseguridad que ahora caracterizan a estos y otros ámbitos de cada comunidad, los letrados se van familiarizando con una metodología de trabajo muy diferente a la que estaban acostumbrados.

Al respecto, uno de los principales referentes de este ámbito profesional en Caleta Olivia, Ismael Machuca, comentó que en una primera etapa de la pandemia ya se les había concedido habilitación de feria en cuestiones necesarias y urgentes, como ser demandas alimentarias o indemnizaciones, posibilitando de manera restringida que hubiera acceso a la justicia en una etapa de crisis.

“Ahora, en ámbito de la justicia provincial ya nos estamos encaminando en un proceso de digitalización de las notificaciones como el que ya se había implementado en la federal”, precisó, en clara referencia a las plataformas electrónicas digitales.