Juzgan a tres médicos por la muerte de Rocío Navarro

El juicio oral y público contra los médicos Osvaldo Soria, Sebastián Leguiza y Alejandra Reyes comenzó ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. Están acusados por el homicidio culposo que en abril de 2013 tuvo como víctima a Rocío Navarro, quien acudió al Hospital Regional para someterse a una cirugía programada de útero.

El hecho que llegó a debate ocurrió en el Hospital Regional el 11 de abril de 2013 y tuvo como víctima a Rocío Navarro López, de 33 años. La joven madre ingresó al Hospital Regional con un pre quirúrgico “impecable” para ser sometida a una cirugía programada de útero, pero falleció horas después de ser operada por una hemorragia interna.

Según la Fiscalía, la muerte se produjo como consecuencia de un shock hipovolémico producto de una acidosis metabólica. La paciente había sido operada en horas de la mañana de miomatosis uterina. La operación la realizó el doctor Osvaldo Soria y había sido previamente programada. La evolución postquirúrgica, según la parte acusadora pública, fue desfavorable. Hubo problemas en las suturas y acumulación de sangre en el abdomen entre las 12 y las 19 de esa jornada.

Desde la primera audiencia la Fiscalía dejó en claro que se investigarían las obligaciones de cuidado que no se tuvieron en cuenta y la falta de precaución en el deterioro de la salud de Navarro, que luego de la operación se quejaba de dolores en el abdomen y falta de aire.

En base a los testimonios de dos enfermeras, posteriormente la Fiscalía determinó que no se realizaron los palpados y exámenes debidos en la paciente entre las 14 y las 19 de manera personal y que solo se dieron indicaciones por teléfono, por lo que se entendió que la actuación fue imprudente.

EL DESENLACE

La mujer sufrió en la sala de internación un paro cardiorrespiratorio y debió recibir asistencia de un terapista, pero no se le pudo salvar la vida. La Fiscalía ofreció testimonios y la historia clínica como pruebas para sostener que si se hubiesen tenido los cuidados necesarios el resultado hubiera sido otro.

Ayer declararon cerca de una docena de testigos, entre ellos familiares de la víctima, médicos y enfermeras. Estas últimas confirmaron que ningún médico fue a ver a la paciente. En tanto, la profesional de la medicina que prestó declaración sostuvo que todo el procedimiento fue normal, aunque destacó que era un cuadro clínico complejo y que la muerte estaba dentro de las posibilidades.

El tribunal unipersonal está integrado por el juez penal Jorge Odorisio, mientras que la Fiscalía es responsabilidad del fiscal general, Marcelo Crettón, y la querella es representada por la abogada María Adela Raso. Los imputados, en tanto, están representado por el abogado particular Miguel Criado (Soria), mientras por Reyes y Leguiza actúa el defensor público Ricardo Amado.

El debate continuará hoy y mañana, jornadas en las que se espera terminar con la prueba testimonial y documental para dar paso a los alegatos de las partes. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico