Kirchner firmó reglamentación de promoción de biocombustibles

El presidente Néstor Kirchner firmó ayer el decreto reglamentario de la ley de promoción de Biocombustibles, cuyo objetivo es fomentar la producción en el país para el mercado interno.

Buenos Aires (Télam)
El anuncio fue hecho en la mañana por el ministro de Planificación, Julio De Vido, quien destacó que la ley «tendrá enormes beneficios ambientales» y resaltó que «generará un nuevo paradigma en la distribución de la riqueza».
La ley 26.093 del Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles fija que todo combustible caracterizado como gasoil o nafta, deberá ser mezclado con un porcentaje del 5 por ciento de biodiesel o bioetanol.
«Esta ley nos permitirá, junto con la energía atómica, la eólica, el carbón y los biocombustibles, abrir nuestra matriz energética que era un problema en el 2003», dijo De Vido.
El ministro estuvo acompañado por la titular de Economía, Felisa Miceli, quien rescató que el nuevo régimen es «distintivo» en oposición «con viejos esquemas de promoción que en realidad trajeron más problemas que soluciones».
De Vido agregó luego que «al centrar el programa de biocombustibles en el sector agropecuario se genera un nuevo paradigma en la distribución de la riqueza, toda vez que el sector podrá participar de la distribución de la renta general del sector energético».
«Así se creará un nuevo factor dinamizador en ciertas zonas con potencial para incorporarse a la producción agrícola a partir de los cultivos energéticos», subrayó.
El titular de la cartera de Planificación se refirió también al beneficio que alcanza «no sólo la soja, el girasol, el maíz», sino también «el cáñamo y el tártago, producciones que se impulsarán desde Economía por ser cultivos de costo menor a los de commodities tradicionales».
De Vido destacó, además, los beneficios fiscales que derivan de la ley para las economías regionales y «la promoción del autoconsumo de biocombustibles en el agro argentino».
La nueva ley prevé la devolución del IVA y la posibilidad de amortizar las inversiones, lo mismo que la posibilidad de no tributar impuesto a los combustibles líquidos y gaseosos. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico