La baja de naftas genera incertidumbre para la mejora salarial de los playeros

El jueves se cumplirán los seis meses de prórroga pedido por los estacioneros de Comodoro Rivadavia, luego de que se firmara el acuerdo con el que se ponía fin al paro de los trabajadores de las estaciones de servicio. Tras ese lapso, volverían a reunirse para rediscutir el porcentual de zona para los empleados. Sin embargo, a tres días de vencer dicho plazo, la baja de los precios en los combustibles hace temer a la dirigencia sindical que se logren buenos resultados. Las reuniones se iniciarán en los primeros días de febrero.

“El convenio firmado finaliza el 31 de enero y antes de mediados de febrero tendremos que reunirnos y analizar la recomposición salarial”. Así se expresó ante Diario Patagónico, Loris Agostinelli, titular de Smata (Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor) sobre la situación que se deberá afrontar desde el gremio con el fin de volver a dialogar por el salario de los trabajadores de las estaciones de servicio.
El convenio fue firmado el 31 de julio, tras varios días en que los empleados de las plantas abastecedoras de combustible estuvieron de paro. En dicho acuerdo, se lograron mejoras salariales “pero había quedado pendiente una discusión sobre el coeficiente zonal, de incrementar el 20% que tenemos”, recordó el gremialista.
En los meses de junio y julio de 2007, uno de los conflictos más severos fue el paro que encararon los playeros, que dejó sin combustible a la ciudad.
La última medida de fuerza se realizó del 3 al 6 de julio, tras lo cual se consiguió una mejora salarial y quedó pendiente la discusión por el porcentaje de zona.
“Nos pidieron seis meses para ver la evolución”, explicó Agostinelli y ese plazo vence este jueves.
Sin embargo, luego de las medidas nacionales que dispusieron la rebaja de los precios de las naftas, la preocupación se instala en el representante sindical ya que la supuesta “pérdida de rentabilidad” de los estacioneros puede hacer temblar la promesa de mejora salarial a los trabajadores de las playas.

LA BAJA DEL COMBUSTIBLE
El 11 de enero de 2008, Repsol, Petrobrás y Esso acordaron con el Gobierno nacional retrotraer los precios de sus combustibles al 31 de octubre.
De cumplir ese acuerdo, las petroleras tendrían vía libre para volver exportar.
Para Agostinelli, esta situación “nos perjudica a nosotros, porque ya veníamos con un desabastecimiento de parte de empresas petroleras para los cupos de las estaciones”.
Esta realidad, según el gremialista, da como resultado “pérdida de rentabilidad” de las estaciones, que finalmente repercutirá en el salario del trabajador.
“Al bajar el precio de los combustibles, bajan las ganancias, y esto no es por defender a las estaciones, sino a los trabajadores; porque ¿cómo hago para pedir aumento de salarios?”, se preguntó Agostinelli.
“A las estaciones de servicio no se le han incrementado las ganancias, por el cupo que les dan, que es porcentual. Bajar el precio del combustible creo que nos va a afectar a nosotros”, explicó Agostinelli.
Mientras tanto, hoy habrá una reunión entre el sindicato y los delegados de cada estación de servicio, que representan a unos 330 trabajadores de toda la ciudad.
Como el acuerdo vence el jueves, y el período estival hace que haya mucha gente de vacaciones, la reunión con los propietarios de las estaciones se hará dentro de los primeros quince días de febrero. 
“Pido a los estacioneros que se muevan con autoridades provinciales y municipales para ver qué solución vamos a encontrar a esto”, finalizó el gremialista.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico