La CAI sufrió pero pasó a la final patagónica del Regional

Perdió 2-0 como visitante frente a J. J. Moreno, pero le alcanzó para acceder a la próxima instancia porque había ganado 4-1 en la ida. Los goles del conjunto madrynense fueron obra de Brian Garino y Rodrigo Linares. El "Azzurro" espera por el ganador de la llave entre Boxing de Río Gallegos e Independiente de San Julián, que se define hoy.

Con lo justo y sin jugar bien, la Comisión de Actividades Infantiles clasificó a la final de la Zona Patagónica del torneo Regional Federal Amateur. El “Azzurro” perdió 2-0 como visitante, en la semifinal revancha ante J. J. Moreno, pero le alcanzó para seguir en carrera porque en la ida había ganado 4-1.

Ahora, el conjunto dirigido por Nicolás Segura y Andrés Silvera espera rival, que se definirá hoy desde las 15 en Río Gallegos, donde Boxing, que triunfó 2-1 en la ida como visitante, recibirá a Independiente de Puerto San Julián.

La primera etapa en Puerto Madryn tuvo al dueño de casa como indiscutible dominador, ante un rival que no supo salir del asedio y no tuvo respuestas a la hora de atacar, más allá de alguna llegada esporádica.

El local se puso al frente a los 26’. Tras una gran jugada de Juan Manuel Bordaberry y posterior centro, Kevin Flores dio rebote hacia el medio y apareció Brian Garino, para que su remate pegue en la parte inferior del travesaño y pique detrás de la línea de meta.

A partir de allí, la CAI entró en un bajón futbolístico y J. J. Moreno tuvo al menos tres chances claras como para aumentar. La más peligrosa fue un remate de Bordaberry que se estrelló en la unión del palo con el travesaño.

Al equipo comodorense se le complicó más el panorama en el arranque del complemento, ya que a los 5’ los madrynenses convirtieron el segundo. La visita perdió la pelota en mitad de cancha, un centro bajo no pudo ser despejado por Marcos Rilo y llegó Rodrigo Linares para puntear el balón ante la salida de Kevin Flores.

Parecía que la CAI estaba para el cachetazo, pero se reordenó, empezó a cuidar la pelota y Moreno ya no controló el partido como lo venía haciendo.

Fueron pasando los minutos y el local se quedó sin respuestas. El “Azzurro” se mostró firme en el fondo –algo que no venía demostrando– y aguantó los embates del rival, para terminar sacando pasaje con lo justo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico