La Cámara absolvió a condenados por el homicidio de Walter Leiva

Aldo Ezequiel Camarda y Maximiliano Brizuela fueron absueltos y quedaron en libertad luego de que la Cámara Penal anulara el fallo por el cual fueron condenados "en primera instancia" a 13 años de prisión por el homicidio de Walter Leiva. El tribunal de alzada entendió que no se logró probar la plataforma fáctica y que se violó el principio de congruencia.

Los jueces de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, Daniel Pintos, Martín Montenovo y Guillermo Müller, por unanimidad absolvieron y ordenaron la inmediata libertad de Aldo Ezequiel Camarda y Maximiliano Brizuela, quienes se encontraban detenidos y condenados a 13 años de prisión por el homicidio de Walter Leiva, ocurrido el 28 de febrero del año pasado en el barrio Máximo Abásolo.

Tal como lo informó oportunamente El Patagónico, el miércoles de la semana pasada se llevó a cabo la audiencia de impugnación de sentencia y allí las defensoras públicas, Lucía Pettinari y Viviana Barillari -quienes asistieron respectivamente a Brizuela y Camarda-, solicitaron al tribunal de segunda instancia que anulara el fallo y los absolviera a ambos, detallándose separadamente los agravios que motivaron cada pedido.

De manera subsidiaria, ambas propusieron el cambio de calificación por una menos gravosa, como lo es el homicidio en agresión, puesto que los dos fueron condenados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

La fiscal general, Camila Banfi, por su parte solicitó que se confirme el fallo de primera instancia en todos sus términos al entender que el mismo fue ajustado a derecho, como así también pidió que se confirme el monto de la pena de 13 años de prisión de efectivo cumplimiento.

IMPUGNACION

La defensora Barillari cuestionó la plataforma fáctica de la Fiscalía y sostuvo que la misma enmarcaría en la figura de “homicidio en agresión gravado por el uso de arma de fuego”, mientras que afirmó que tiene explicación el plan común al que refiere la Fiscalía respecto de Camarda, Bruzuela y una tercera persona que habría participado en el hecho.

La abogada oficial también destacó que durante el debate hubo un déficit probatorio en cuanto a la autoría, al punto de desconocerse cuál de las tres personas efectuó el disparo que provocó la muerte a Leiva y en ese sentido destacó el voto en disidencia del juez Martín Cosmaro, quien integró el tribunal de primera instancia junto a Mariel Suárez y Alejandro Soñis, y sostuvo que “la duda es insuperable”.

El posible enfrentamiento armado al que hizo referencia en el debate el propio jefe de la División Criminalística, también fue resaltado por Barillari antes de solicitar que se anulara el fallo condenatorio contra Camarda y se dictara su absolución. De manera subsidiaria, pidió que se recalifique el hecho como “homicidio en agresión, agravado por el uso de arma de fuego”.

Por su parte, la defensora Pettinari también reclamó la absolución de su pupilo e hizo referencia a la “orfandad probatoria” y planteó, para el caso de que el tribunal entendiera que corresponde aplicar una condena, que la misma fuera bajo la calificación jurídica de “homicidio en agresión, agravado por el uso de arma de fuego”.

La abogada oficial que asistió a Brizuela destacó que ya en la audiencia preliminar el juez natural cuestionó la participación primaria de su asistido, sin mencionar cuál había sido su aporte esencial en el hecho. Y agregó que posteriormente la fiscalía cambió la plataforma fáctica y colocó a Brizuela como coautor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. “La duda es insuperable”, sostuvo a modo de conclusión.

NOCHE TRAGICA

En tanto, la Fiscalía defendió la sentencia condenatoria y le pidió al tribunal de alzada que la confirmara en todos sus términos, al igual que el monto de la pena, y al referirse a las circunstancias del hecho, recordó que ocurrió a las 7:15 del 28 de febrero del año pasado, en un pasaje próximo a las calles Adela Small, Los Ciruelos y Gansos Verdes, del barrio Máximo Abásolo.

Allí, según la Fiscalía, Camarda, Brizuela y otra persona que no pudo ser identificada, efectuaron disparos con armas de fuego desde lo alto hacia la parte baja de la escalera que se encuentra en esa zona, y en dirección a la vivienda de Leiva, quien al advertir el peligro le dijo a su esposa que retirara a su hija y se fue al patio a darle marcha al auto, que no arrancaba.

En esas circunstancias impactaron dos disparos en su vivienda y Leiva efectuó otros dos hacia arriba, en dirección al sitio donde se encontraban Brizuela y la tercera persona no identificada.

A todo esto, según la teoría Fiscal, Camarda se ubicó en otra posición que le permitió obtener una mejor visión del objetivo y desde ­allí le tiró a Leiva, pegándole en la cabeza. El herido fue trasladado al Hospital Regional y el 2 de marzo falleció por paro cardio-respiratorio por orificio de arma de fuego en el cráneo.

El lunes último, el tribunal de la Cámara Penal dio a conocer la parte resolutiva de la sentencia y en tal sentido hicieron lugar a la impugnación presentada por las defensoras, absolviendo de culpa y cargo a Camarda y a Brizuela y ordenando su inmediata libertad. En los breves fundamentos, señalaron que se violó el principio de congruencia y que no se probó la plataforma fáctica de la parte acusadora.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico