La canasta básica tuvo en julio el mayor aumento del año

La devaluación pegó con fuerza en las góndolas. De acuerdo con un relevamiento privado, en julio los precios de la canasta básica de alimentos registraron un aumento promedio del 4,8%, en lo que constituye la mayor suba del año, y de esta manera acumulan en los primeros siete meses de 2018 un alza del 19,1 por ciento.

Según la medición de la consultora Scentia, el impacto de la suba del dólar ya se había hecho sentir en junio que había cerrado con una suba del 3,9% y así la inflación acumulada en las góndolas en apenas dos meses ya está rozando el 10 por ciento.

Las subas son encabezadas por la categoría alimentos secos, que acumuló entre enero y julio un incremento del 31,5 por ciento, seguida por los comestibles perecederos (con un 22,4%), bebidas sin alcohol (18,9%) y desayuno y merienda (17,9 por ciento). El fuerte aumento en los alimentos secos implica una mala noticia adicional, ya que la categoría reúne a muchos productos que constituyen la base de alimentación de los hogares más humildes, como pastas, arroz o yerba mate.

La contracara es lo que sucedió con las bebidas con alcohol. En lo que va del año, el incremento de la categoría se ubicó en 11,9%, es decir, muy por debajo de la evolución general del resto de los productos en los supermercados. El menor ritmo de los incrementos de precios se explica entre otros factores por la crisis de la industria del vino que obliga a las bodegas a contener los aumentos de precios para evitar seguir perdiendo consumidores a manos de la cerveza.

Con las fuertes subas de junio y julio, la canasta básica acumula un incremento en 2018 que está prácticamente en línea con lo que sucedió con la inflación (que tuvo un alza del 19,6% entre enero y julio, según el Indec). De esta manera, queda agotado el argumento oficial que buscaba justificar a la inflación como un reordenamiento de los precios relativos, en el que la mayor suba en el costo de vida se explicaba por la actualización de valores que habían quedado retrasados artificialmente, como el boleto del colectivo o las tarifas de luz y gas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico