La cantidad de evacuados en Córdoba se redujo a 300

Hoy comenzará a distribuirse la ayuda de materiales y de diferentes bienes muebles a las 1.500 familias que sufrieron daños en sus viviendas a raíz de la crecida de ríos y arroyos en localidades como Unquillo, Villa Allende, Mendiolaza y Río Ceballos.

 Unas 300 personas continúan evacuadas a raíz del temporal que el domingo pasado afectó las Sierras Chicas cordobesas, donde la crecida de ríos y arroyos causó siete muertes y dañó más de 1.500 viviendas, entre otras cuantiosas pérdidas económicas, informó Defensa Civil.

El reporte de ayer a la tarde señala que “todavía suman 300 los evacuados -que llegaron a ser 1.000 el domingo pasado- en Unquillo, Villa Allende, Mendiolaza y Río Ceballos”, localidades de las Sierras Chicas principalmente afectadas por las inundaciones.

Mientras tanto en la ciudad de Córdoba, donde seguía cortado el tránsito por la importante avenida Costanera que circunda el cauce del río Suquía, continuaban evacuadas “20 personas, que se encuentran alojadas en el Polideportivo General Paz”.

En el caso de la capital cordobesa, los evacuados son personas que habitan en “los barrios Policial y Camino a San Carlos”, damnificados por la cantidad de agua acumulada debido a las persistentes lluvias, que hicieron que el fin de semana pasado cayeran cerca de 300 milímetros.

Pasado el mediodía generó preocupación en las autoridades provinciales la nueva alerta por probables tormentas intensas que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) dispuso para el centro y sur de Córdoba, aunque pasadas las 16.30 había dejado de llover.

El gobernador, José Manuel de la Sota, lamentó el alerta meteorológico que rige para Córdoba donde, en horas de la mañana y hasta las 14.30, volvió a llover en las localidades de las Sierras Chicas y atribuyó el desastre sufrido “al cambio climático”, no obstante lo cual vaticinó que la provincia “saldrá mirando hacia adelante y trabajando de forma coordinada”

De la Sota anunció a la prensa que a partir de hoy, con el aporte de camiones, comenzará a “distribuirse la ayuda de materiales y de diferentes bienes muebles” a familias que fueron afectadas por el temporal, que dañó 1.500 viviendas a raíz de la crecida de ríos y arroyos.

El jefe de la Policía, Luis Suárez, informó que “600 nuevos efectivos” fueron asignados al operativo de seguridad desplegado en las Sierras Chicas, donde desde el domingo pasado ya trabajaban otros 600 hombres.

Suárez agradeció “la colaboración permanente brindada por Gendarmería Nacional” y aclaró que el operativo de seguridad “fue dispuesto con el fin de llevar tranquilidad a los pobladores”, tras lo cual agregó que los policías son “los únicos autorizados para dar una orden de evacuar”, por lo que “no deben abandonar sus hogares frente a falsas alarmas o rumores”.

Si bien De la Sota dijo que “progresivamente” se están restableciendo las vías de comunicación y puso como ejemplo la reparación de una parte del trazado que conecta La Granja y Canteras El Sauce, a 55 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba, ayer a la mañana cedió la parte norte del terraplén de acceso a unos de los puentes ubicados en Jesús María, a 50 kilómetros de la capital.

“Ahora lo vamos a encauzar con una defensa precaria. Esta obra nos va a permitir restituir el terraplén del puente. Luego trabajaremos en una buena defensa y definitiva”, explicó a la prensa Gustavo Peuser, de la Dirección Nacional de Vialidad Nacional, y precisó que la reconstrucción demandará por lo menos “un mes”, siempre que las condiciones climáticas lo permitan.

Desde el lunes quedó cortado el tránsito sobre el puente que une Jesús María con Sinsacate, sobre la ruta Nacional 9, debido a los daños que el agua acumulada ocasionó en el terraplén de acceso a la estructura, que ayer cedió, por lo que desde entonces habilitaron un paso alternativo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico