La carta del triunfo de Saldivia fue el uppercut

El invicto comodorense demolió al pupilo de Carlos Tello en tan solo nueve minutos para quedarse con el cinturón Latino OMB de la categoría Welter en la medianoche del miércoles ante un colmado gimnasio Socios Fundadores.

El comodorense Héctor Saldivia, que acusó en la báscula 66,500 kilogramos, es el nuevo dueño del cinturón Latino de la OMB (Organización Mundial de Boxeo) al derrotar por nocáut técnico en el cuarto asalto al sanjuanino Amilcar Funes (66,400) en un gimnasio Socios Fundadores que lució colmado.
El ‘Tigre’ volvió a presentarse ante su gente tras cuatro meses de inactividad y realizó una excelente actuación al vencer por KOT en el inicio del cuarto asalto al sanjuanino Amilcar Funes y obtener el título latino OMB welter ante una multitud.
Luego de un primer round en el que Saldivia tomó la inicitiva del combate e intentó acortar distancias ante el sanjuanino, cuyo bloqueo obstruyó casi todos los envíos del ‘Tigre’, llegó el segundo round que fue determinante para Funes el desenlace del pleito.
El pupilo de Robinson Zamora escucho los consejos de su rincón que le decían que la clave para vulnerar al cuyano era el uppercut, algo que el comodorense entendió muy bien y comenzó a plasamarlo en el cuadrilátero hasta que un gancho zurdo abajo y un feroz uppercut de derecha estalló en la nariz de Funes que no tuvos respuestas.
El entrenador Carlos Tello no pudo detener en el descanso la sangre aunque Funes intentó jugársela en el tercero con el rostro muy averiado. Saldivia aprovechó el ahogo de su rival y comenzó a llegar repetidamente con los ascendentes. El ex integrante de la selección argentina amateur no podía frenar los ataques de Héctor Saldivia y llegó a su esquina con el último aliento.
Por eso, cuando el árbitro Luis Guzmán dio la orden para que comenzara la cuarta vuelta, el entrenador visitante Carlos Tello tiró la toalla.
De esta manera Héctor Saldivia consiguió su tercer título con apenas tres años en el profesionalismo, basados en un apego envidiable al gimnasio y sus indiscutidas condiciones.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico