La central de Lewis no cumple su compromiso con El Bolsón
Su potencia debería ser de 7,2 MW pero sólo entrega un promedio de 3,5. La ciudad demanda entre 9 y 10 MW en horas pico.

La electricidad que se genera en central hidráulica Río Escondido que el multimillonario británico Joseph Lewis construyó en su estancia Lago Escondido, no llega a abastecer la demanda de El Bolsón. Por eso, el Ente Provincial Regulador (EPRE) aprobó que en la tarifa de Edersa se mantenga el costo de producir energía con gas o gasoil.

Según publica hoy el diario Río Negro, la potencia instalada según el diseño de la central hidroeléctrica que usa el agua del río Escondido es de 7,2 magavatios (MW) pero, según la resolución 282 del EPRE, su promedio de entrega es de 3,5, con picos de 4.

Históricamente la demanda de electricidad de El Bolsón fue atendida con generación aislada: una usina que utilizaba gas. Ese sobrecosto no era reconocido a Edersa porque era la manera de alentar inversiones en líneas de transmisión, según los principios con los que se privatizó el servicio eléctrico en el país y en la provincia de Río Negro, más de 20 años atrás.

Pero en la década pasada, el gas comenzó a ser un combustible escaso y debió ser reemplazado por el gasoil, más caro y contaminante. El ente regulador decidió entonces a reconocerle el costo extra a la distribuidora.

Hace cuatro años la provincia construyó una línea de media tensión desde el norte para interconectar la ciudad al sistema nacional, pero el gobierno de Chubut debía invertir en reforzar ese nodo, una promesa que hasta ahora está incumplida.

Así las cosas, Edersa recibe desde el interconectado de Chubut unos 3 MW de potencia y desde la central de Lewis, al sur, un promedio de 3,5 MW, pero en horas pico El Bolsón demanda entre 9 y 10 MW. Esa diferencia se cubre con generación en la usina de Edersa en El Bolsón. Ante esta realidad, el ente regulador decidió no quitarle de la tarifa el reconocimiento del sobrecosto que le significa generar parte de la electricidad que entrega en la ciudad con un combustible caro, como el gasoil. Ese reconocimiento lo pagan todos los clientes de Edersa, no sólo los de El Bolsón.

La central hidroeléctrica Río Escondido no podría, de todos modos, garantizar una “potencia firme” porque, como no embalsa, los álabes de sus turbinas se mueven cuando el río Escondido tiene suficiente agua, como ocurre con todas las hidráulicas “de paso”. Entre enero y mayo de este año, según consigna el EPRE, el 62% de la demanda de El Bolsón se cubrió con la electricidad que llegó desde Chubut y de Lago Escondido. El 38% restante hubo que generarlo.

La resolución no lo dice y en Patagonia Energía, la empresa de Lewis que maneja la central, no dan información, pero al parecer el problema por el que la central genera la mitad de su potencia de diseño se debe a una falla que está en vías de solución, dijo una fuente del mercado eléctrico regional.

El ente regulador le dio a Edersa diez días para que acredite las gestiones ante Chubut y la empresa Patagonia Energía tendientes a mejorar sus ofertas de energía.