La Ciudad Judicial espera una decisión política

La tercera etapa de la Ciudad Judicial, con la que se piensa terminar casi toda la planta baja para mudar allí gran parte de las oficinas y dependencias que funcionan hoy en inmuebles alquilados, ni siquiera se encuentra en proceso licitatorio, ya que Obras Públicas de la Provincia no realizó ningún movimiento sobre la documentación que el área de Arquitectura del Poder Judicial le entregó el 14 de noviembre de 2012.

Para concluir la Ciudad Judicial que se erige sobre la calle Juan B. Justo  no se necesitarán dos etapas, como en la semana afirmó el vicepresidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Alejandro Panizzi, sino varias más porque dado el costo del emprendimiento se calcula que se necesitarán otros 100 millones de pesos a los 20 ya invertidos, lo cual impide que pueda concretarse de una sola vez.

¿SE VA LA TERCERA?
El responsable del área de Arquitectura del Poder Judicial, Javier Fabián, comentó a Diario Patagónico que en esta tercera etapa lo que se buscará, si es que alguna vez se pone en marcha, es terminar la construcción de casi toda la planta baja, a excepción del auditorio, la mitad del primero y segundo piso. La idea es mudar en ese sector del edificio a todas las dependencias que hoy funcionan en edificios alquilados, situación que genera un doble y costoso gasto.
Las dependencias que se trasladarían a la primera parte de la Ciudad Judicial a ser habilitada, serían el Fuero Civil y algunas áreas de apoyo porque, precisamente, los juzgados de familia y laborales desarrollan su actividad en edificios alquilados o prestados, como el de la avenida Yrigoyen, que viene reclamando con insistencia el municipio en los últimos años. 
Una vez que se defina el constructor de la tercera etapa, antes de ello claro está debería ponerse en marcha y definirse el proceso licitatorio, se calcula que se necesitarían otros dos años para terminar la construcción a habilitarse.
El traslado de la Cámara Civil, que funciona en la Ducós, quedaría para otra etapa, al igual que el Penal, que funciona en edificio propio, los ministerios Públicos y el auditorio con el equipamiento externo.

EL ACUERDO AUN NO SE CRISTALIZO
En una reunión con los ministros del Superior, celebrada antes de su asunción, el gobernador Martín Buzzi comprometió el aporte de fondos necesarios para poder empezar en esta tercera etapa y reactivar la construcción de la Ciudad Judicial.
La respuesta, que era la que había solicitado el Superior, era lógica y entendible ya que el Poder Judicial tiene fondos ahorrados para la construcción, dispone de otros para afrontar gastos normales de construcción pero, de ninguna manera, tiene la masa de dinero necesaria para retomar los trabajos con fuerza y de manera integral.
En aquel entonces se había hecho un presupuesto tentativo para la terminación de la obra por unos 70 millones de pesos, cifra que seguramente quedó desdibujada con la inflación de todo un año, con lo cual hoy puede indicarse que, como mínimo, se necesitarían 10 millones de dólares para avanzar en la construcción.
El proyecto de la Ciudad Judicial, que fue pensado hace 12 años de manera integral, quedó también desactualizado por el tiempo transcurrido, los cambios en el Poder Judicial y el aumento de población. Por esa razón, todo el año pasado se realizó una readecuación y rediseño de las divisiones interiores del edificio.

100 MILLONES
Luego de la reunión entre Buzzi y los ministros, el área de Arquitectura presentó el nuevo proyecto y los eventuales pliegos licitatorios a Obras Públicas de la provincia. La presentación se realizó el 14 de noviembre de 2012 con la intención de que la cartera chubutense trabajara en el llamado licitatorio, que simplemente no se produjo porque, se desprende,  no  recibió ninguna indicación del gobierno de que se iba a avanzar en el emprendimiento, que tampoco figura en el presupuesto 2013.
En la obra, de acuerdo al cálculo y registros que se tienen en el Poder Judicial, ya se gastaron poco más de 20 millones de pesos, cifra que también es la que se necesitaría para poder desarrollar esta tercera y necesaria etapa, en tanto que para concluir el proyecto se requerirían otros 80 millones más, dinero que solo se puede disponer con el apoyo de una decisión política que, pese a los cambios de gobierno y las promesas que todos ellos hicieron, todavía no se evidenció de manera efectiva y concreta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico