La coartada de los sospechosos

"Vine a conocer un poco", declaró Federico Santore ayer ante la jueza Mariel Suárez cuando le preguntaron qué hacía por Comodoro Rivadavia, ya que no tenía familiares, ni amigos en esta ciudad. Quedó en libertad después de declarar. Dijo que había salido a la noche a tomar algo con Ramón Santul, a quien finalmente la policía detuvo en la madrugada del jueves como sospechoso del robo de elementos de una camioneta. Santore dijo que él se volvió al hotel y que esperó a que su compañero retornara con la llave del auto.

Los hermanos Nehuen y Ramón Santul, al igual que Federico Sartore decidieron declarar ayer ante la jueza penal Mariel Suárez y contestaron preguntas tanto de la Defensa Pública como del funcionario de fiscalía, Cristian Olazabal.

Nehuen Santul dijo que el miércoles al mediodía -horario en que según el Ministerio Público Fiscal se los ubica tanto a él como a Santos robando en un departamento del décimo piso de un edificio de Rivadavia al 900-, estaban almorzando en “La Rastra”. Contó que comieron un sándwich de lomo relleno con gaseosa y que gastaron más de 700 pesos. Pero ante la pregunta de Olazábal, sobre si habían guardado el ticket, respondió que lo habían dejado en el estuche de la propina del mozo.

A Nehuen Santul y a Mauricio Santos, un testigo los describió saliendo del edificio de la Rivadavia tal como estaban vestidos ayer: a Santul con un pantalón gris con negro, y a Santos con una campera negra con gris y con un pantalón apretado al cuerpo. Uno de los aspectos que el testigo señaló es que uno era más alto que el otro, y por eso la Defensa Pública solicita una rueda de reconocimiento para desvincular a sus asistidos.

“Yo quería decir que el miércoles 10, a las 11 del mediodía yo estaba con Santos, fuimos a comer a un restaurante ‘La Rastra’, y después nos cruzamos al Pac-Man. Fuimos a las 12 y el muchacho nos dijo que abría a las 12:30, así que nos cruzamos a Pac-Man, hicimos una carga, compramos una gaseosa y 12:40 ingresamos a comer y estuvimos hasta las 14 mientras comimos y reposamos. De ahí nos fuimos otra vez al hotel”, detalló Nehuel Santul frente a la jueza. Afirmó que incluso le sacó una foto a lo que estaba comiendo y que lo subió a Facebook.

Según el relato de Nehuen Santul, Federico Santore estaba esperando a que su hermano Ramón Santul volviera porque tenía la llave del auto en el que se movilizaban.

Santore contó que habían salido el martes a la noche a tomar algo con Ramón Santul y que un policía lo despertó durante la mañana del miércoles en el hotel para notificarle que a este último lo habían detenido robando en una camioneta. Cuando Santore le preguntó por las llaves del auto, el policía le contestó que fuera a buscarlas a la Seccional Primera. Señaló que allí lo atendieron y que le dijeron que Ramón Santul estaba en audiencia de control de detención. Así se fue a esperar a que Santul volviera al hotel.

Ramón Santul, mientras tanto, declaró que después de la audiencia de control se fue caminando a la Seccional Primera y que el auto había quedado estacionado cerca de “La Cabaña”, en donde le habían hecho una multa. Agregó que volvió al hotel y que cuando se iban hacia Trelew, los detuvo la Brigada en la tarde del miércoles.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico