La comisión de Patrimonio pidió al Concejo que no desafecte al mural de Dolores Morón
La comisión evaluadora del Patrimonio Cultural y Natural de Comodoro Rivadavia dejó asentada ayer su negativa a la desafectación del mural "Patagonia, tu destino es levantar vuelo" como parte del Patrimonio Cultural de la ciudad. Pidieron a los concejales que rechacen la exigencia de Aeropuertos Argentina 2000, que pidió la desafectación del mural para poder derribarlo y avanzar en la segunda etapa de la obra de ampliación.

La comisión evaluadora del Patrimonio Histórico Cultural y Natural de Comodoro Rivadavia presentó ayer una nota al Concejo Deliberante, en la que dejó claramente establecido su criterio negativo al pedido de Aeropuertos Argentina 2000 que, para continuar la obra de ampliación del aeropuerto, solicitó que se desafecte del patrimonio cultural al mural de Dolores Morón, “Patagonia, tu destino es levantar vuelo”, tal como adelantó el domingo El Patagónico digital.

“La desafectación solicitada significa la destrucción de un bien colectivo, representativo de la identidad comodorense, y una violación al derecho constitucional de preservación del patrimonio cultural, cuya salvaguarda y tutela es responsabilidad de todos, autoridades y ciudadanos”, se indica en la nota.

En el texto firmado por los distintos integrantes de la comisión, también se advierte que desde la misma se buscará “impedir por todos los medios la desafectación solicitada, lo cual significaría la demolición del mural”.

El mural fue declarado “Bien Cultural de Valor artístico de la ciudad” por la ordenanza 11.697/14, ratificada e incorporada a la actualización del registro de Bienes de Valor Patrimonial por ordenanza 12.087/16.

¿UNA GIGANTOGRAFIA?

El intendente Carlos Linares y concejales fueron consultados ayer por El Patagónico por la solicitud de Aeropuertos Argentina 2000 que a través de su apoderado, el arquitecto Marcelo Minolitti, claramente pidió la desafectación del mural.

En el texto la empresa asegura que, pese al compromiso asumido cuando comenzó la construcción, hoy “resulta inviable su manutención en la actual implantación, dado que no lo prevé la arquitectura de la nueva terminal e implicaría un costo no previsto, superior a los 20 millones de pesos, sin contemplar los retrasos en la ejecución de los trabajos”.

A cambio del derribo del mural, la empresa ofrece la realización y colocación, en un lugar destacado, de una gigantografía de la obra de Dolores Morón, que desde 1990 es el símbolo del aeropuerto General Mosconi.

“CASI INEVITABLE”

Consultado sobre el pedido de Aeropuertos, el intendente se mostró preocupado pero también dio a entender que la pérdida del mural “es, a esta altura, casi inevitable. Hicimos todo lo posible para salvaguardar la pintura, que es muy valiosa para la ciudad. El problema es que el aeropuerto no es propiedad del municipio y se trata de una obra que es absolutamente necesaria”.

Linares adelantó que buscará “un puente de entendimiento con el Concejo, la familia de Dolores y Aeropuertos. Haremos todo lo que está a nuestro alcance, pero lo veo difícil. Cuando se pintó el mural, nadie pensó que íbamos a tener que duplicar la capacidad del aeropuerto. Veremos si podemos arreglarlo con una gigantografía u otro elemento”, indicó.

En tanto los concejales Pablo Martínez y Ricardo Gaitán, de UCR Cambiemos y Chubut Somos Todos, también expresaron su sensación de pérdida inevitable del mural. Ambos concejales, consultados por este diario, coincidieron en rescatar la importancia de esa pintura histórica, aunque igualmente pusieron en la balanza la importancia de la obras.

“Todavía no hemos analizado el tema porque la nota recién ingresó al Concejo. Seguramente nos reuniremos en comisión y analizaremos. No es una situación fácil porque todos sabemos el valor que tiene la pintura para el mural, pero también la importancia que tiene la ampliación del aeropuerto”, señaló el concejal.

Gaitán fue más categórico respecto de la suerte del mural. “Personalmente creo que la ciudad no puede perder un mural de estas características. Por eso estamos buscando alguna alternativa para salvaguardarlo. La empresa dice que es un gasto importante, habla de 20 millones. Lo analizaremos. En principio creo que no deberíamos modificar la ordenanza, pero habrá que analizarlo a fondo y en conjunto”, concluyó.