La condena contra el hombre que intentó asesinar a su expareja en Río Mayo ya tiene doble conforme

La Cámara Penal de Comodoro Rivadavia rechazó la impugnación que presentó la defensa de Martín Napal y confirmó, por unanimidad, la sentencia condenatoria de homicidio doblemente agravado, en grado de tentativa, que tuvo como víctima a su expareja. Además, se confirmó el monto de la pena de 13 años y 6 meses de prisión de cumplimiento efectivo.

El fallo de segunda instancia contra Martín Napal fue adoptado por los jueces de Cámara, Daniel Pintos, Martín Montenovo y Martín Zacchino, quienes por unanimidad rechazaron la impugnación ordinaria que fuera presentada por el abogado de la Defensa Pública de Sarmiento, Gustavo Oyarzún, en relación a la sentencia condenatoria dictada el 12 de junio por el tribunal de juicio. En esa ocasión, los jueces Daniel Pérez, Jorge Novarino y María Tolomei, también por unanimidad, le impusieron a Napal la pena de 13 años y 6 meses de prisión.

El caso que investigó la Fiscalía de Sarmiento ocurrió a las 8 del 19 de mayo del año pasado, en una vivienda ubicada en Rafael De La Fuente, de Río Mayo.

En esa ocasión, Yohana Teran -embarazada de unas 25 semanas- dormía junto a su hija de dos años y lo hacían en la cama de abajo de una cucheta. En la habitación también se encontraba su otro hijo de cinco años.

En este marco, los investigadores probaron en el juicio que Napal aprovechó esa situación de indefensión e intentó matar a Yohana Teran. La apuñaló por la espalada, entre el tórax y el abdomen, del lado izquierdo. Para concretar el ataque utilizó un cuchillo de 33 centímetros de largo.

La víctima logró despertarse y comenzó a gritar: “mamá, mamá, sácame el chuchillo, sácame el cuchillo”. La madre de Yohana llegó de forma inmediata y le quitó el puñal que tenía clavado en la espalda.

Napal se escapó por la misma ventana que abrió para ingresar a la casa de su exnovia y como consecuencia del brutal ataque la víctima fue llevada de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, donde le realizaron intervenciones quirúrgicas y a través de una cesárea debieron retirar el feto que estaba sin vida, extirparle el útero y el bazo.

A raíz de estas operaciones, Yoahana perdió la capacidad de engendrar y tuvo que permanecer hospitalizada en Terapia Intensiva, debido a su grave estado que puso en riesgo la vida.

Los acusadores probaron que Napal conocía el embarazo de Yohana porque ella se lo había comunicado. También se supo que la pareja se había distanciado y se veían esporádicamente.

Con respecto a las características de la relación, se indicó que el acusado tenía una personalidad celotípica. También se señaló que sospechaba que la niña que esperaba la víctima no era su hija biológica.

En este marco, los acusadores mencionaron que en los años 2016 y 2017, otras dos mujeres, presentaron denuncias contra el acusado. En esos casos, las víctimas manifestaron que Napal no aceptaba la finalización de esas relaciones afectivas. En consecuencia, desobedecía las órdenes judiciales de prohibición de contacto, emitidas por el juez Civil de Sarmiento. Asimismo, la fiscal Andrea Vázquez confirmó que un informe del Equipo Técnico Multidisciplinario (ETM) diagnosticó al procesado como una persona de conducta transgresora.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico