“La consigna de hoy es la de la unión nacional”

Con el izamiento de la bandera nacional en la plazoleta General San Martín -ubicada en la intersección de las calles Rivadavia y 9 de Julio-, se iniciaron ayer las actividades oficiales por el 197° aniversario de la Revolución de Mayo.

«En este día nos convocamos para recordar y reflexionar lo que sucedió, por qué y cómo fue que hombres como nosotros, con tantas fortalezas y debilidades, se atrevieron a luchar por libertad y posteriormente consolidar la soberanía a través de la Independencia», sentenció el jefe comunal al pie del mástil.
El titular de la Corporación Municipal estuvo acompañado por los integrantes de su gabinete y algunos integrantes de la bancada oficialista de concejales. Aunque estuvieron invitados, en los actos de ayer no hubo integrantes del gobierno provincial. Sí estuvo presente el diputado nacional por el PJ, Roddy Ingram.
Ante este público, Simoncini sostuvo que «quedan todavía deberes para cumplir como legado para la posteridad. Todavía hay temas que no han sido cumplidos debidamente; el gran desarrollo nacional se logra a través de la concordia y creo que la consigna de hoy es la unión nacional».
Para el intendente también es importante «dominar la violencia. Este acuerdo global entre argentinos, en busca de un país diferente que pueda desarrollarse con toda su potencialidad, requiere de este objetivo fundamental. Para esto requerimos la reconstrucción de la familia argentina, la unión de la sociedad, potencializándonos hacia el futuro porque los hijos hoy nos miran y nuestros nietos son los que van a heredar el producto de nuestros aciertos y desaciertos».
Desde el punto de vista del jefe comunal, «ahora nosotros tenemos una responsabilidad histórica. Entonces hacia el futuro lo que tenemos que hacer es unirnos y concretar la paz de los argentinos para lograr un país mejor».
Con este espíritu, Simoncini destacó que el desfile de ayer «es más cívico que militar. Esta es un poco la idea en la que esperamos que la comunidad nos acompañe, a pesar del frío, porque este es un país de inviernos». Con el arrío de la bandera, a las 18, concluyó la recordación patriótica.

ACOMPAÑAMIENTO
Como determina la tradición, las autoridades prosiguieron la recordación del 25 de Mayo en la Catedral San Juan Bosco.
Esta vez, por encontrarse de visita en otras comunidades de su grey, no fue el obispo Virginio Bressanelli quien ofició el Tedeum. La tarea estuvo a cargo, entonces, del vicario Joaquín Lahoz.
Luego de que se diera lectura la Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses, el sacerdote instó a los presentes a «tomar lo bueno y desechar lo malo», y a acompañar a las autoridades para conseguir una sociedad mejor».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico