La contundente respuesta de un amigo de Lucas a Viviana Canosa

"¿Chicos, fueron a votar el domingo?", les preguntó la conductora a dos amigos de Lucas, menos de una hora después de su fallecimiento y tras haber pedido "no especular con la muerte de nadie".

La conductora televisiva Viviana Canosa quedó descolocada y tuvo que brindar explicaciones este jueves tras la contundente respuesta de uno de los amigos de Lucas González, el joven de 17 años asesinado de dos disparos en la cabeza por agentes de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Canosa dedicó buena parte de su programa a tratar el tema del fallecimiento del jugador juvenil de Barracas Central y pidió "no especular con la muerte de nadie".

Sin embargo, en momentos en que entrevistaba desde un móvil en las puertas del Hospital El Cruce de Florencio Varela a Iván y Alejo, dos amigos de Lucas, osó preguntarles a quiénes habían votado el domingo pasado en las elecciones legislativas.

Los adolescentes aceptaron dar la nota, en medio del dolor, casi una hora después de que los médicos del hospital confirmaran el deceso del joven, que se encontraba internado en estado crítico con muerte cerebral.

"Los policías mismos ni siquiera están para cuidarnos. Imaginate ahora, disparan así a los chicos que vienen de jugar a la pelota", dijo uno de ellos.

"¿Chicos, fueron a votar el domingo?", preguntó la conductora. Mientras uno de los adolescentes le explicaba que no "le había salido el voto" por su edad; el otro le respondió indignado y con gran sentido común: "No sé qué tiene que ver el voto en este momento. Estamos con un caso de un chico que lo baleó la policía".

La justificación de Canosa no tardó en llegar. "No, justamente, porque cuando uno va a votar uno elige a ver cuál es el candidato, cuál es la persona que puede ocuparse de estas cosas en las que están fallando", indicó en una absurda reflexión.

El hecho de gatillo fácil que provocó la muerte de Lucas ocurrió el miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial, el adolescente y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco situado sobre la calle Luzuriaga, de Barracas, fueron interceptados por efectivos de civil de la Comisaría Vecinal 4C quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

La policía dijo que los jóvenes se negaron a ser identificados, embistieron con el vehículo a dos efectivos y tras una persecución a los tiros que se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, el futbolista fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante, dos de sus amigos fueron detenidos y un tercero escapó, aunque más tarde se presentó en sede policial con su madre y quedó aprehendido.

Javier, padre del chico que manejaba la Suran, dijo a Télam que según le adelantaron en el juzgado de menores que tiene la causa, su hijo y los otros dos jóvenes "declararán como testigos en la causa en la que se investiga el accionar policial".

Tras conocerse el hecho por fuentes policiales, la primera información indicaba que a raíz del episodio dos policías resultaron heridos con politraumatismos leves al ser embestidos por los chicos cuando quisieron detenerlos porque supuestamente estaban armados.

Según la policía, en el auto de los chicos fue hallada una réplica de plástico de un arma, pero la mamá del adolescente herido dijo que nunca pudo haber sido vista por los agentes porque la hallaron en el baúl. "La encontraron recién a la noche, una réplica y en el baúl", dijo Cintia, al considerar que el arma fue "plantada".

Al igual que Cintia, los demás familiares de los chicos detenidos rechazaron la versión policial y aseguraron que no habían cometido ningún delito y que acababan de salir de un entrenamiento, ya que se habían ido a probar a las divisiones inferiores de Barracas. Central.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico