La Corte rechazó el reclamo de Samamé para volver a ser procurador

El exjefe de fiscales fue destituido en agosto de 2008. Desde entonces reclamó ser repuesto y cobrar sueldos caídos. Aunque el juicio político fue declarado nulo, el máximo tribunal nacional consideró que su queja no tiene fundamento constitucional y que como pidió su jubilación, no demostró interés en recuperar su cargo.

A nueve años de su destitución, la Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó el reclamo del exprocurador general Eduardo Samamé, que había pedido su restitución en el cargo y el pago de los sueldos caídos.

Cabe recordar que a nivel provincial, en febrero de 2012 el Superior Tribunal de Justicia hizo lugar parcialmente a su recurso extraordinario: declaró nula la sentencia de la Sala de Juzgar que lo destituyó e inhabilitó 4 años para cargos públicos. Pero los ministros locales rechazaron su pedido de reincorporación y el pago de sueldos. Por eso Samamé fue a la Corte.

En 2008, Samamé, que fue diputado provincial por la Unión Cívica Radical y síndico del Banco Chubut, fue destituido con un juicio político con 6 votos de legisladores del Partido Justicialista, 4 de Proyección Vecinal Chubutense y uno del Partido Acción Chubutense.

Ante la Corte, el exfuncionario consideró “arbitrario” que el proceso haya sido declarado nulo pero igual le hayan negado el regreso al cargo, ya que según su criterio, la reasunción debía ser un “efecto automático”.

Consideró afectado su derecho a defensa. Y la evaluó como “una situación de gravedad institucional ya que el STJ contrarió todas las decisiones tomadas en casos similares registrados en la historia de la provincia, llevando zozobra a la ciudadanía sobre la calidad de las instituciones políticas”. Para Samamé, se había desconocido su “interés expreso, manifiesto y nunca resignado de recuperar el cargo”.

La Corte explicó, en cambio, que el exjefe de los fiscales no logró demostrar “en forma nítida inequívoca y concluyente con grave flagrancia un grave menoscabo a las reglas”. Sus argumentos debieron tener “bastante relevancia para variar la suerte de la causa”.

Para no devolverle el cargo, el STJ se basó en que Samamé ya había pedido su jubilación y eso demostraba su desinterés en recuperar la función.

Él respondió que recién cuando se leyó la sentencia se enteró de que su retiro había sido usado por el máximo tribunal chubutense como prueba en su contra. Y que no pudo intervenir a tiempo porque el expediente jubilatorio se sumó a la causa sin que él lo supiera.

Según su versión, su destitución aceleró su pedido de jubilación. Pero aclaró que en todo caso, retirarse no le impedía reasumir ya que planeaba no cobrar su prestación jubilatoria.

El exprocurador inició su jubilación el 4 de marzo de 2008 y la sentencia que lo destituyó fue el 20 de agosto de ese año. Completó el trámite de retiro el 22 de agosto, impugnó el fallo del juicio político el 4 de setiembre y en octubre, la resolución 1676 del Instituto de Seguridad Social y Seguros le otorgó la jubilación ordinaria.

Para la Corte, no es del todo exacto que diga que no sabía que el STJ había agregado su expediente jubilatorio. Aunque es cierto que el STJ no lo notificó, el expediente jubilatorio estaba agregado ya antes en la causa judicial: lo había presentado el fiscal de Estado. Samamé lo sabía porque se le corrió traslado, resumió Diario Jornada.

“Es decisivo destacar que luego y de modo espontáneo, Samame hizo expresamente mérito de su situación de pasividad y pidió al STJ que al resolver, considerase que esa circunstancia no modificaba su pretensión ni era obstáculo para su regreso”. El enjuiciado sabía que el Superior sabía de su jubilación. Por eso avisó con tiempo que igual quería volver y que su retiro no lo impedía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico