“La Cuestión Malvinas es un conflicto de soberanía entre el Reino Unido y Argentina”

En una carta dirigida al titular del Foreign Office británico, William Hague, el canciller argentino expresó su “interés” en mantener una reunión bilateral, pero rechazó que ésta se haga con “la supervisión de los colonos malvinenses”. Timerman recordó que la soberanía de las Malvinas es una cuestión bilateral y que “la comunidad internacional no acepta una tercera parte en esta disputa”.

El canciller argentino Héctor Timerman envió una carta a su par del Reino Unido, William Hague, en la que consideró “una pena que se niegue a una reunión bilateral”, al tiempo que le manifestó que “no es necesario que siga intentando armar reuniones durante mi visita a la ciudad de Londres”.
En la misiva, además, Timerman le reiteró a Hague que “usted no puede ignorar que las Naciones Unidas, su Asamblea General y su Comité de Descolonización han resuelto que la Cuestión Malvinas es un conflicto de soberanía entre el Reino Unido y Argentina, que debe resolverse mediante el diálogo entre ambos países”.
A continuación, se trascribe el texto completo de la carta enviada por Timerman al Secretario de Asuntos Exteriores y del Commonwealth del Reino Unido:
“Estimado Secretario; tanto a través de nuestra Embajada en Londres como en una carta personal le he manifestado mi interés de mantener una reunión bilateral con usted durante mi próxima visita a Londres, en el entendido que usted es el responsable de la política exterior del Reino Unido. Lamento su carta en la que señala que no puede reunirse sin la supervisión de los colonos malvinenses.

PENA
Mi solicitud es para mantener una reunión similar a las que he tenido con los Cancilleres de Francia, Italia, España, Portugal, Suecia, Noruega, China, Rusia, Corea, Japón, Vietnam, Indonesia, Estados Unidos, Italia, Armenia, Georgia, Azerbaiyán, Canadá y más de 50 países con los cuales luego de las reuniones bilaterales han surgido iniciativas que profundizaron los lazos de amistad entre los pueblos.
Le reitero que es una pena que usted se niegue a una reunión bilateral. Su decisión seguramente perjudicará el interés argentino de trabajar con el Reino Unido en el G20, Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, temas de proliferación nuclear, tráfico de personas, drogas, lavado de dinero, inversiones, comercio, derechos humanos, y tantos otros en los que ambos países somos activos miembros de la comunidad internacional.
Por otra parte usted no puede ignorar que las Naciones Unidas, su Asamblea General y su Comité de Descolonización han resuelto que la Cuestión Malvinas es un conflicto de soberanía entre el Reino Unido y Argentina que debe resolverse mediante el diálogo entre ambos países. La comunidad internacional no acepta una tercera parte en esta disputa. Gran Bretaña insiste en desconocer más de 40 resoluciones en tal sentido. Argentina ha aceptado las decisiones de Naciones Unidas y si el Reino Unido procediera de la misma forma ya habríamos superado un conflicto de soberanía que data de 1833.
Le haré llegar una copia de esta carta al Secretario General de las Naciones Unidas ya que fue designado por la Asamblea General para ejercer sus buenos oficios en lograr que se inicie el diálogo por la Cuestión Malvinas entre su gobierno y el mío.
Finalmente, le manifiesto que no es necesario que usted siga intentando armar reuniones durante mi visita a la ciudad de Londres, deje ese trabajo a nuestra eficiente Embajada.
Aprovecho esta oportunidad para invitarlo a visitar la Argentina, mantener una reunión bilateral y apreciar que nuestro país es una verdadera democracia donde mis colegas cancilleres se pueden reunir libremente con quien lo deseen sin que yo tenga que presionarlos o condicionar su presencia a reuniones que no me soliciten o no les interesen”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico