La escuela de arqueros de Daniel Encinas continúa con su crecimiento

El "Loco" se desvinculó de Jorge Newbery el mes pasado y apuesta a la formación de los más pequeños. Comenzó en el gimnasio JM con cuatro nenes y hoy suma 15 chicos que entrenan tres veces por semana.

En los diez años que estuvo en Jorge Newbery no había entrenamientos específicos. Era intuición y correr a la par de sus compañeros. Por eso Daniel “Loco” Encinas sabe lo que es estar bajo los tres palos y por eso se perfeccionó, para hoy transmitir conocimientos a los futuros arqueros del fútbol comodorense.

Luego de su alejamiento del “Lobo”, cuando lo hizo el ex DT Hugo Barrientos, se enfocó en su trabajo personal en el campo y creó la escuelita de arqueros que comenzó en el Gimnasio JM y ahora se trasladó a un lugar más amplio.

“Comencé hace un mes y es un proyecto a largo plazo. Hace tiempo la venía pensando y ahora, al no estar más en Newbery, comencé. Eran cuatro nenes y ahora son 15. Hasta un nenito de Huracán tengo entrenando. Empezamos en el gimnasio JM y ahora nos fuimos a un lugar que se llama ‘Hay equipo’. No se paga inscripción y la cuota es de 1.000 pesos. Estamos con mi hijo y Franco Manjón. Los días son lunes, miércoles y viernes de 19:00 a 20:00”, comentó Encinas a El Patagónico.

El ex arquero del “Lobo” fue autocrítico al hablar de los arqueros en el fútbol comodorense. “Yo que he recorrido las canchas no veo tantos arqueros, no veo que vengan de escuelita. Falta entrenamientos, coordinación, desplazamiento y un montón de cosas”, analizó.

Lo que explica Encinas es que lo aconsejable es empezar de chico bajo los tres palos, pero uno de 25 años o más también puede entrenar. “Se puede sumar, pero no es lo mismo. Va a ser más difícil. A esa edad los músculos son diferentes y la elasticidad no es la misma”, explicó.

Encinas trabajo el último tiempo con Enzo Cardozo y Brian Romero en Jorge Newbery, y eso les dejó una satisfacción personal. “Progresaron mucho ellos dos, terminaron con la valla menos vencida, y eso explica que se hizo un buen trabajo. Los objetivos como equipo no se lograron, pero lo nuestro fue bueno. A mí me llamó Pedro Tula hace más de dos años y comencé a trabajar con los arqueros. Dejé cuando me fui a Chile, y cuando asumió Jorge Izquierdo volví”, subrayó.

El ex arquero también habló sobre su alejamiento del “Lobo”. En ese sentido, admitió: “Cuando llegó Hugo Barrientos, él me llamó y decidí continuar. No me fui mal, pero fue una decisión de todo el cuerpo técnico. Yo amo al club y quería dejar la puerta abierta. Esto es fútbol, y ojalá el día de mañana pueda volver porque es el club que amo y el que defendí la camiseta durante diez años”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico