La esposa de Alberto Cañete cree que el cuerpo es el de su marido

Paola Trasgigante, esposa de Alberto Cañete, uno de los dos kayakistas desaparecidos el 26 de abril, está convencida de que el cuerpo encontrado en el lago es el de su marido. Espera los resultados de la autopsia y de los exámenes de ADN para poder darle cristiana sepultura al padre de sus hijos.

 Mientras los familiares de Hugo Urriategui –el otro pescador desaparecido en aguas del Musters– ayer continuaban con la búsqueda en las costas de ese lago, la esposa de Alberto Cañete espera terminar con el “proceso doloroso” que significa la desaparición de un ser querido.

Urriatiegui (42), oriundo de Sarmiento y Cañete (35), residente en Comodoro Rivadavia, eran compañeros de trabajo en una empresa petrolera y acostumbraban a salir a navegar y pescar en el Musters.

Paola tiene dos hijos con “Beto”, como llamaban a Cañete: una nena de 6 años y un varón que cumplió 10 el viernes, es decir el mismo día en que se produjo el hallazgo de un cuerpo en el lago.

Trasgigante ya asume que el cadáver encontrado es el de su marido, aunque restan los exámenes de ADN que lo confirmen.

“Todo el proceso es doloroso y ambas familias esperamos un desenlace”, contó ayer en diálogo con Diario Patagónico.

El sábado habló con la fiscal jefe Andrea Vázquez y espera cuanto antes que el médico forense del Ministerio Público Fiscal realice la correspondiente autopsia. Así se podrán determinar las causas de la muerte y luego deberá aguardarse que se confirme la identidad mediante análisis de ADN cuyos resultados pueden demorar un mes.

La autopsia estaba programada en principio para el sábado en la morgue del Hospital Regional, pero debido al corte de agua que afecta a la ciudad se postergó hasta hoy.

ENVIARAN A LA

POLICIA MONTADA

Mientras tanto, los familiares de Urriategui, quienes nunca abandonaron la búsqueda luego de que la misma terminara por parte de la Justicia meses después de la desaparición de los pescadores, están convencidos que las aguas del lago van a expulsar el cuerpo de su familiar.

El hallazgo del viernes para ellos confirmó que los pescadores se encontraban en las profundidades, contó Lucía Cárdenas, cuñada de Urriategui.

Un hermano de éste, que casi todos los días explora la zona, fue quien halló el cuerpo el viernes a la mañana en la orilla del lago. Volvió a salir el sábado a las 6:30 y no se detuvo hasta la tarde pese a no obtener resultados positivos. Y ayer volvió al lago con la colaboración de familiares y amigos quienes caminaron extensos kilómetros por la costa.

A todo esto, Lucía Cárdenas señaló que se comunicó con un funcionario del Ministerio de Seguridad y Justicia del Chubut, de apellido Ledesma, quien se comprometió a enviar la Policía Montada a ayudar con la búsqueda.

Los familiares de los desaparecidos también volvieron a pedir que se reanude la búsqueda oficial por parte de las autoridades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico