La expareja de Correa cambiaba frecuentemente de vehículos para ir a trabajar a la Justicia

En el marco del juicio oral y público de la denominada causa "Embrujo", declararon ayer los testigos ofrecidos por la defensa, entre ellos la directora de Registros Penales de la Justicia del Chubut, donde se desempeñaba Natalia McLeod, la pareja de Diego Correa y accionista de las empresas Dual Core y Sepat. La testigo afirmó que la imputada cambiaba frecuentemente de vehículos para concurrir a trabajar, entre ellos un Mercedes Benz de alta gama que no se condecía con su poder adquisitivo.

En la continuidad del juicio oral y público por la causa “Embrujo”, que tiene a 12 personas imputadas, declaró Alicia Pugh, la directora de Registros Penales de la Justicia del Chubut y desde 2013 jefa de la imputada Natalia McLeod, quien se desempeñaba como empleada de la Justicia provincial.

La testigo fue interrogada por el defensor de McLeod, Fabián Gabalachis, y se refirió en principio a comentarios que le realizaba la imputada respecto de la incompatibilidad de su tarea en la Justicia con la de ser propietaria de acciones de las empresas que habían creado los imputados, en relación a las empresas Dual Core y Sepat.

Pugh agregó que McLeod concursó y ascendió con un “muy buen examen” y que como empleada “era muy buena”. Agregó que sabía de su relación sentimental con Diego Correa y de los viajes al exterior que realizaban, “también con sus hijos o su familia”.

Afirmó que cambiaba frecuentemente de vehículos para concurrir a trabajar, entre ellos un Mercedes Benz de alta gama que no se condecía con su poder adquisitivo, pero que “uno normaliza esas situaciones, especialmente cuando existen vinculaciones políticas”.

VALE LO QUE SE DICE EN LA AUDIENCIA

Existieron varios contrapuntos entre los fiscales y algunos de los defensores respecto de incorporar algunos documentos como válidos a tener en cuenta en el juicio oral. Entre ellos el informe contable original que fue la base del juicio que en su momento realizó el contador José Velázquez, del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General.

El tribunal rechazó esta prueba documental y tuvo como válida la declaración de Velázquez en el juicio oral.

Lo mismo ocurrió con otros documentos sobre la base de criterio compartido por varios defensores. “Lo que vale es lo que se dijo en la audiencia”, coincidieron.

Al momento de resolver, los jueces Alejandro Soñis, Marcela Pérez y Ricardo Rolón mantuvieron posturas dispares.

Las partes acordaron también que se incorpore como documentación la adjudicación, en el año 2010, de la parcela municipal donde Diego Correa construyó la casa de dos plantas y tres departamentos de alquiler.

La adjudicación del terreno fue de manera directa a un costo de casi 209.000 pesos. La realizaron la intendenta de Rawson, Rossana Artero, y su entonces secretario de gobierno, Alfredo Di Filippo (hoy diputado provincial).

También se incorporó voluminosa documentación sobre los vehículos adquiridos, registros catastrales, oficios sobre la propiedad de los teléfonos celulares y computadoras secuestradas, oficios judiciales para las intervenciones telefónicas, facturas sobre adquisición de materiales de la construcción, actas referidas a los numerosos allanamientos, informes que realizó la ANSES sobre varios de los imputados en donde constan sus ingresos económicos, sus movimientos de capitales y bienes.

Los fiscales también exhibieron como documentación los plazos fijos bancarios del dinero secuestrado a los imputados y en los allanamientos, entre pesos argentinos, dólares y euros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico