La Familia Addams vuelve en su versión animada 

Esta aventura cruzando Estados Unidos sacará a los Addams de su entorno y les hará afrontar desternillantes momentos con su emblemático primo Eso y con nuevos y peculiares personajes. ¿Qué podría salir mal?

Desde el jueves 7 de octubre, estrenándose en simultáneo en todo el país, se exhibe en el Cine Teatro Español la secuela del film de animación de 2019 basado en la creación del historietista Charles Addams, ya objeto de una famosa serie de TV y de dos adaptaciones cinematográficas en acción real. Morticia y Gómez no llevan nada bien que sus hijos estén creciendo, saltándose las cenas familiares a la menor ocasión y dejándose consumir por sus propios intereses adolescentes. Para volver a conectar como antes, deciden meter a Miércoles, Pugsley, Tío Fétido y al resto en su autocaravana, y lanzarse a la carretera para un último y terrorífico viaje en familia.

En opinión del director Conrad Vernon, la clave para hacer una nueva película de la familia Addams era regresar a la fuente principal: las estrafalarias, excéntricas y escalofriantes viñetas que Charles Addams publicó en la revista The New Yorker. En los años treinta, sus sombríos dibujos eran un auténtico placer subversivo: temas oscuros, geniales claroscuros y frases lapidarias. El enfoque era único; se habían realizado dos series de animación de corta duración, pero nadie se había atrevido a enfrentarse a un largometraje.

¿Cómo hacerlo tratándose de personajes a los que el público conoce y adora, y que ya han protagonizado una serie, una película e incluso un espectáculo para Broadway? “Está el factor nostalgia, desde luego, pero no es una reposición”, explica la productora Gail Berman. “Más bien lo veo como otra forma de traer a la familia Addams a este mundo”.

“Dentro del contexto de la historia, el motivo del viaje por carretera es uno con el que la mayoría de los padres pueden identificarse”, señala Vernon. “Viene de la preocupación de Gómez de que está perdiendo el contacto con sus hijos. Él siente que están comenzando a alejarse a medida que envejecen. Ya no pasan el rato en la casa y no se presentan a cenar”. Esto es particularmente cierto en el caso de Wednesday, quien en esta iteración es la hermana mayor, una adolescente temprana, y que está experimentando lo que pasan muchas niñas de esa edad, aunque a través de un cristal oscuro. Mientras tanto, Pugsley, pirotécnicamente precoz, sigue siendo un niño destructivo de 10 años, aunque en una magnitud propia de los Addams.

El mayor desafío de hacer la película no fue presentar una familia de demonios morbosos de la manera más adorable posible o, incluso, necesariamente, la pandemia. Cuando “The Addams Family” salió en 2019, Vernon afirmó que era una de las características animadas de producción más rápida jamás realizada. Resultó ser un excelente entrenamiento para la continuación. “Se hizo aún más rápido”, dice. “Desde el guión hasta la pantalla fueron dos años, y créanme, todos los días nos preguntábamos si íbamos a terminarlo”.

Sin embargo, a pesar de cada golpe de velocidad que se interpone en el camino del equipo de producción, Vernon está contento con el resultado: “creo que es un paso adelante con respecto al primer film. Tiene un final realmente grande que a la gente le va a encantar. Está lleno de corazón, y volver a presentar a esta familia a una nueva audiencia, una nueva generación, es mi mayor placer al hacer esto”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico