La familia de Febrés apela su procesamiento

La defensa de la familia del ex prefecto Héctor Febrés apelará hoy el procesamiento por encubrimiento agravado por el vínculo que pesa, desde el último jueves, sobre su viuda, Stella Maris Guevara y sus hijos Sonia y Ariel.

Buenos Aires (Télam)
Así lo confirmó el abogado de los Febrés, Claudio Cesar Cacio, quien por estas horas se encuentra ultimando los detalles del escrito que presentará hoy ante la juez de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado.
El letrado adelantó que los argumentos de la apelación se basarán en que «no hubo, ni hay elementos de prueba que corroboren su encubrimiento» por parte de la familia, en el homicidio del represor.
El cuerpo sin vida de Febrés fue encontrado el 10 de diciembre pasado en su celda de una dependencia de prefectura naval en la zona del Tigre, y tras la autopsia se informó que la causa del deceso fue la ingesta de cianuro.
Consultado sobre la manipulación que según pudo determinar la justicia habría realizado la hija de Febrés sobre la computadora del ex prefecto, el abogado descartó alguna intención de encubrimiento.
«Muy por el contrario, mis clientes han aportado todas las pruebas necesarias ante la justicia para el esclarecimiento del hecho, incluido el material que se extrajo de su computadora», dijo.
Por último, Cacio señaló que ayer se efectuó una nueva pericia informática sobre la computadora del ex prefecto, cuyos resultados dijo aún desconocer.
La viuda y los dos hijos de Febrés recuperaron su libertad en la medianoche del jueves, tras la decisión de la juez Arroyo Salgado, quien los procesó por encubrimiento agravado por el vínculo y luego de permanercer detenidos desde el 14 de diciembre.
Ese mismo día, la juez resolvió además los procesamientos con prisión preventiva de los prefectos Rubén Iglesias y Angel Volpi, por homicidio triplemente agravado por concurso de dos o más personas.
En su resolución la magistrada consideró que ambos acusados no cumplieron sus funciones porque debían haber garantizado la vida de Febrés.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico