La feria de elementos usados refleja la situación social que vive Caleta Olivia
Bajo la denominación de Feria Americana y de Garaje, ayer dio comienzo una masiva venta de elementos usados por parte de cientos de ciudadanos que de esa manera buscan generar una fuente mínima de ingresos para aliviar la crisis económica de sus hogares.

Caleta Olivia (agencia)

En la primera jornada quedó en evidencia que el impacto de la crisis conspiró para que la presencia de compradores fuera masiva, a pesar de los módicos precios de ropa, calzado, juguetes y otra gran variedad de elementos que se están ofreciendo.

En ese contexto se podían observar algunos casos curiosos como el de un vecino que ofertaba valijas de viaje en excelente estado (la más cara a 1.200 pesos) bajo el argumento de que “hace tiempo que dejé de usarlas porque con costo de los pasajes ya no viajo a ningún lado”.

En tanto, una mujer vendía un televisor de antiguo modelo y sin control remoto a 450 pesos y otras ofrecían tres pares de medias a 30 pesos y vestidos que iban de los100 a 200 pesos.

La crisis además hizo que un grupo de inspectoras municipales instalara su propio stand de ropa usada ya que hace casi tres años que tienen sus salarios congelados.

En medio de la gran romería también estaba un grupo de madres de adolescentes que practican rugby en el Club San Jorge quienes reunieron gran cantidad de prendas y zapatillas con fin de lograr fondos para un viaje que harán sus hijos a Buenos Aires.

Esta es la segunda feria en su tipo que se realiza en Caleta Olivia, coordinada por el municipio y esta vez la cantidad de ofertantes, en su mayoría mujeres, es superior a la edición del año pasado.

Casi todas ellas admitieron que en otras épocas acostumbraban a donar ropa y calzado, pero hoy a situación es diferente ya que la crisis económica va alcanzado a distintos sectores sociales.