La Iglesia recibe un duro diagnóstico sobre la situación social en el país

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, recibió ayer de parte de dirigentes empresariales, sindicales, de organizaciones sociales y cooperativistas, un documento crítico hacia el modelo económico, que detalla la "grave" situación social del país, bajo el título "Una Patria fundada en la solidaridad y el trabajo".

El texto, que consta de varios puntos con reclamos y propuestas consensuadas por los sectores participantes, fue entregado a la Iglesia por unos 40 dirigentes, durante un encuentro que se realizó en la sede de la CEA, ubicada en Suipacha 1034, de la ciudad de Buenos Aires.

En el documento reclaman un “cambio de dirección” del rumbo económico, ante la “preocupante” situación social, que tenga como eje un “modelo de país, sobre la base de la industria nacional, la producción y el empleo”.

“El aumento de la desocupación y la informalidad, resultado en gran medida del ahogo por el que atraviesa la industria nacional, la abrupta caída del consumo interno, las altas tasas de interés, el aumento indiscriminado de las tarifas, la apertura de las importaciones, el endeudamiento desproporcionado son cuestiones que requieren repensar el modelo de Nación”, dice el documento.

Desde la CEA aclararon que el texto “no ha sido elaborado” por el Episcopado, y que la reunión de hoy “no contempla una firma conjunta”, sino que el titular del organismo se limitó a recibir “la solicitud de audiencia por intermedio de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social”, que encabeza el obispo Jorge Lugones.

De hecho, de la reunión participó monseñor Lugones y también Emilio Inzaurraga, presidente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz.

Entre los presentes estaban empresarios, como Guillermo Moretti, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); los dirigentes sindicales Héctor Daer y Omar Plaini, y referentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional, que encabezan el camionero Hugo Moyano, el bancario Sergio Palazzo y Ricardo Pignanelli, de Smata.

También estuvieron referentes de las dos CTA, de ATE, de organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y del mutualismo y el cooperativismo.

Durante el encuentro, Ojea agradeció el documento, valoró la iniciativa y dijo que la Iglesia “intenta dialogar con todos los sectores que puedan aportar a la solución de los graves problemas planteados en la carta”, al tiempo que se comprometió a “trasladar estas inquietudes a los espacios comunes de encuentro y trabajo”, según informó la oficina de prensa de la CEA.

Asimismo, señaló que Pastoral Social, “que tiene la misión de animar e iluminar la vida social en su aspecto económico, político y cultural con el mensaje del Evangelio, seguirá como ha sido hasta ahora, fortaleciendo el diálogo con todos los actores sociales”.

El texto de diez carillas propone “un conjunto de criterios de toma de decisión y de políticas para superar este momento de angustia que padece el pueblo argentino”.

Entre ellas “subordinar la economía a la política, defender la industria nacional, priorizar las economías regionales, el rechazo a los procesos de concentración en todos los ámbitos económicos, la implementación del Consejo de la economía Popular, establecer un mecanismo de devolución del IVA a sectores vulnerados”, entre muchas otras.

Hacia el final del texto agradecen a la Iglesia “haber propiciado el espacio de un encuentro de los diversos sectores” y bregaron para que “este camino de encuentro entre todos los sectores con responsabilidad institucional o social nos lleve a ofrecer soluciones a quienes más lo necesitan y a generar un ámbito para la construcción de la paz social”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico