La industria local evidencia serios problemas para conseguir profesionales

El notable crecimiento de la actividad industrial en la región patagónica, donde sobresale Comodoro Rivadavia con el auge de la industria petrolera, ha generado mutaciones y modificaciones al mercado laboral. El conocimiento dejó de estar exclusivamente en manos de la universidad y el mercado generó nuevos espacios de conocimiento destinados precisamente a la formación de mano de obra calificada para atender los pedidos de las empresas locales.

En los últimos años ha crecido el número de centros de educación privados que tienen una oferta variada de carreras y especializaciones destinadas al mercado petrolero, donde incluso no se exige haber concluido el Nivel Polimodal.

FALTAN PROFESIONALES
Pese a todo, conseguir mano de obra calificada en las más altas esferas sigue siendo un desafío y una tarea no muy sencilla de cumplir.
Hace pocos meses, una conocida operadora petrolera solicitó pasantes para su yacimiento. había pedido específicamente 50 estudiantes a la Facultad de Ingeniería y muy pocos puestos habrían podido cubrir, a causa de la escasez de alumnos que cumplieran los requisitos.
Esta situación afecta las posibilidades de expansión de numerosas actividades. Sucede por ejemplo que algunas operadoras deben recurrir a mano de obra calificada que traen de países como Colombia o Venezuela, para que puedan hacerse cargo de la supervisión de los equipos de extracción petrolera.
La desocupación de los ´90 y la deserción de los estudiantes universitarios -provocados en muchos casos por la desvalorización en el mercado del título académico- repercuten hoy en la actividad industrial.
La matrícula universitaria no logra repuntar y mucho menos captar interesados en las ciencias duras. Las ingenierías tienen su público, pero en general la educación técnica, luego de tantos años de desvalorización, no logra aún volver a tener los registros que tuvo en los años ´70.
En un mundo globalizado, donde la tecnología juega un papel preponderante en el mercado, las empresas buscan mano de obra en las universidades nacionales y si no la encuentran aquí, la traen de afuera.
Lo que manifestan las operadoras es que existe un déficit de personal especializado y por eso hay una vuelta atrás para recuperar el valor de la educación técnica. En este sentido, se han instrumentado programas de becas y pasantías para acercar al estudiante a su futuro mundo laboral y formarlo en la práctica con las herramientas adecuadas.
Luego de la devaluación de 2001, se registró una lenta recuperación de la economía que por estos meses ha logrado estabilizarse, pero eso ha puesto en evidencia la escasez de mano de obra en algunas ramas técnicas, aunque el problema se va extendiendo ahora hacia la no calificada.
Un reciente informe del Ministerio de Trabajo basado en la Encuesta de Indicadores Laborales, mostró que la mitad de los empleos que quedaron vacantes en el mes de octubre correspondieron a búsquedas de personal con calificación operativa.

INGENIEROS SE BUSCAN
Lo que ponen de manifiesto las empresas es la falta de ingenieros, lo cual se debe no a problemas del mercado laboral, sino a la escasa participación que las carreras vinculadas con las ciencias exactas tienen en la formación universitaria.
Las empresas demandan ingenieros pero la Universidad local, por ejemplo, no puede hacer frente a la demanda por la escasez de estudiantes.
La falta de ingenieros en la Argentina parece ser cada vez más notoria y es que falta gente interesada en terminar estas carreras, pese a que se trata de disciplinas con una muy buena salida laboral y el consecuente reconocimiento económico.
Para revertir la situación se han instrumentado becas y líneas de crédito para ayudar a los estudiantes que no pueden hacer frente al costo de la carrera. La demanda empresarial es un tema que preocupa a los rectores y a los decanos de las facultades de ingeniería de distintas universidades del país.
Las carreras más solicitadas por empresas como Repsol son geólogos, matemáticos, oceonógrafos, geofísicos, químicos, biólogos y físicos, entre otras áreas.
En 2005 se promulgó la Ley Técnico Profesional que apunta a rejerarquizar la educación técnica en el ámbito de la escuela media, quizá debido al desaliento que en los últimos años tuvieron las escuelas técnicas de la Argentina, producto de la Ley Federal de Educación.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico