La intentó matar y la desfiguró a golpes

Una mujer fue desfigurada a golpes en un violento intento de femicidio. La mujer dio su testimonio y aseguró estar atemorizada y shockeada. Un perro de la calle intentó salvarla al igual que su hija de 13 años. El hombre está libre y la sigue acosando.

Verónica, una mujer de Lomas de Zamora, fue la víctima de un brutal intento de femicidio. “Estoy consternada, asustada, shockeada, siento impotencia, dolor, tengo el alma destrozada. El hecho fue el 31 de julio, un sábado por la mañana, se apareció en mi casa a retirar algunas pertenencias, nunca imaginé nada a pesar de las amenazas y de que existía una perimetral porque yo ya lo había denunciado por violencia, pero ya había pasado un tiempo”.

La mujer, que fue desfigurada a golpes agregó: “cuando abrí la puerta entró y me empezó a golpear. Lo único que recuerdo es la cara de mi hija de 13 años y luego todo se me puso negro, me desmayé. Ella dice que intentaba sacarlo de encima mío para que me deje de pegar, pero él estaba ensañado. Ella vio la puerta abierta y salió corriendo a pedir ayuda, en ese momento entró un perro de la calle y lo empezó a morder, mi hija dice que, aunque el perro lo mordía él no dejaba de pegarme”

Verónica reflexionó sobre lo sucedido: “Estoy viva de milagro, gracias a mi hija, a que apareció este perro, si hubiera estado sola sería una menos. Vino a matarme ¿Dónde está la justicia? La fiscal que yo pensé que me acompañaba primero puso como carátula lesiones leves, luego puso lesiones graves, yo le dije que era una tentativa de homicidio porque él vino a matarme, la fiscal me dijo que no lo podían acusar de algo que no ocurrió. Cuando yo hice la primera denuncia buscaron sus antecedentes y vieron que tenía antecedentes por violencia de género sobre una pareja anterior, incluso un pedido de internación en un psiquiátrico de parte de la familia”

“Él está viviendo a escondidas en la casa de su familia, a menos de 500 metros del club donde entrena mi hija mayor. Todo el tiempo él se para en la vereda del club para hostigarme, yo llamo a la policía y él se esconde. Tiene una condena en suspenso y con beneficios”, agregó indignada Verónica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico