La juez que le otorgó la libertad a “Chipi” lo volvió a encarcelar en menos de 24 horas

Pablo “Chipi” Rodríguez alcanzó a disfrutar apenas 13 horas de la libertad asistida que le otorgó -con la oposición de la Fiscalía- la juez de Ejecución Penal, Daniela Arcuri. Es que durante la madrugada del miércoles fue detenido luego de amenazar con un revólver a policías de la Seccional Sexta. Lo imputaron por tenencia de arma y le dictaron un mes de prisión preventiva.

 Los informes negativos del Cuerpo de Delegados de Control fueron los que motivaron a la funcionaria de Fiscalía, Camila Sánchez a oponerse a la libertad asistida que reclamó el martes la Defensa Pública que asistió a Pablo “Chipi” Rodríguez. No obstante la juez de Ejecución Penal, Daniela Alejandra Arcuri, autorizó el beneficio, ordenándole que cumpliera con una serie de reglas de conductas de manual, como lo es abstenerse de consumir drogas y bebidas alcohólicas y, entre otras, no involucrarse en nuevos hechos delictivos.

A la 1 del miércoles y a raíz de los llamados de vecinos que alertaban sobre la repetición de disparos de armas de fuego sobre calle Balbín, una dotación de la Seccional Sexta se acercó a verificar y en las inmediaciones encontró a dos individuos, uno de los cuales resultó ser Rodríguez.

Al advertir la llegada de los policías, según el informe policial, el individuo que horas antes había recuperado la libertad sacó un arma de su cintura y apuntándoles amenazó con matarlos, aunque al gatillar no salieron balas. La situación fue aprovechada por los efectivos que se lanzaron a reducirlo y tras esposarlo lo condujeron a la comisaría.

En el control de detención el funcionario de Fiscalía, Cristian Olazábal, pidió que se formalice la apertura de investigación contra Rodríguez por el delito de tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil y solicitó el dictado de la prisión preventiva por el término de 3 meses, idéntico plazo pidió para investigar.

A su turno el imputado accedió a declarar, negando que tuviera algún tipo de arma al momento de la llegada de la policía. “Lo único que hice fue tomar 3 ó 4 cervezas”, dijo sin darse cuenta tal vez que terminaba de confesar el incumplimiento de una de las reglas de conducta que se le había impuesto.

Al final, la juez formalizó la causa en su contra y le dictó un mes de prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico