La jueza dejará el caso de Lola Chomnalez por razones médicas

La magistrada Marcela López iba a abandonar el caso el lunes porque regresaba de su licencia la titular del juzgado, Silvia Urioste Torres, tras la feria judicial de enero.

La jueza Marcela López, quien hasta ahora encabezó la causa por el homicidio, pidió una licencia médica y dejó el caso por el crimen de Lola Chomnalez. De todas formas, el lunes el expediente ya iba a estar en manos de su colega Silvia Urioste Torres, titular del juzgado de Segundo Turno de Rocha. López había tomado la investigación durante la feria judicial de enero.

Estaba previsto que la jueza Marcela López estuviera de feria hasta el 13 de enero, ese día dejará la causa en manos del juzgado de Segundo Turno.

No obstante, aún López está abocada al análisis de distintos resultados de pericias que llegaron a su despacho ayer, entre ellas la de materiales encontrados en la escena del crimen y de los llamados entrantes y salientes de los teléfonos celulares de Lola y del esposo de su madrina, Hernán Tuzinkevich, quien estuvo detenido en el inicio de la investigación.

La pesquisa por el crimen de Lola Chomnalez, la adolescente de 15 años asesinada en diciembre en Barra de Valizas, Uruguay, está ahora en manos de la policía de Rocha, que busca nuevas pistas para aportar a la investigación judicial, que a partir de la semana que viene estará encabezada por otra magistrada.

El vocero de la Suprema Corte de Justicia de Uruguay, Raúl Oxandabarat, informó que por no haber por el momento personas detenidas o diligencias concretas a ordenar la pesquisa está ahora en manos de la policía de Rocha, que es la encargada de seguir nuevas pistas para dar con el autor del crimen de la joven.

"El caso va a estar en manos de la policía hasta que aparezca alguna nueva pista, pedido de detención o de allanamiento", explicó Oxandabarat, quien añadió que las autoridades de la fuerza tienen facultad para citar a nuevos sospechosos, interrogarlos y derivarlos a la Justicia de surgir evidencia que lo amerite.

El jueves quedó libre el último de los detenidos que había en la causa, un changarín de 45 años apodado "Conejo", que había sido identificado por los investigadores a través de un dictado de rostro.

El sospechoso fue indagado, sometido a reconocimientos y a un careo y quedó libre luego de que no se evidenciara ningún elemento que pudiera comprometerlo en la causa por el crimen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico