La llamada, clave en el crimen de El Remanso

Las relaciones sentimentales que mantenía con varios hombres Rosana Galeano, la ex modelo asesinada el miércoles último de cuatro balazos, pueden ser la clave para encontrar al autor del homicidio, informaron ayer fuentes de la investigación.

Buenos Aires (Télam)
Además, sospechan que las últimas llamadas telefónicas que recibió Galeano antes de ser asesinada, que la obligaron a salir de su casa del barrio El Remanso, fue parte de la trampa urdida por el asesino para poder ejecutarla a balazos.
Los investigadores determinaron que momentos antes del crimen quedaron registradas en su celular al menos tres comunicaciones entrantes que no llegaron a ser contestadas, y una cuarta que fue atendida.
«En algunas de esas cuatro llamadas puede estar la clave», dijo un pesquisa.
El fiscal de Zárate-Campana a cargo de la causa, Marcelo Pernici, admitió que entre las hipótesis que se manejan está la de la posibilidad de que esa llamada haya sido una trampa.
«Existe la posibilidad de que la llamada se produjera para que saliera y estamos trabajando, es un trabajo muy tedioso», dijo Pernici.
El fiscal explicó que toda persona que vivía en esa casa «sabía que no se puede hablar por celular, que hay que salir para poder hacerlo, era una circunstancia conocida».
Justamente, Galeano fue asesinada de cuatro tiros la noche del pasado miércoles cuando salió al porche de su casa del partido de Exaltación de la Cruz para atender una llamada y alguien, desde atrás de un matorral, le efectuó los disparos con una pistola calibre 45, detalló el funcionario.
El ex marido de la víctima, Jorge Arce, con quien mantenía una mala relación desde que se separaron hace más de un año, admitió haberla llamado la noche del crimen, aunque dijo que lo hizo desde el hospital de Pilar para contarle cómo estaba uno de sus hijos, al que había llevado porque tenía fiebre.

“Me era infiel”
Buenos Aires (Télam)

Jorge Arce, ex marido de la mujer asesinada en su casa de El Remanso, y principal sospechoso del ataque para los familiares de la víctima, negó haber tenido relación con el crimen, aunque admitió que su matrimonio se rompió porque su esposa le era infiel.
“Yo jamás hice eso”, expresó Arce a la prensa, al ser consultado sobre denuncias de violencia familiar realizadas por su ex esposa, Rosana Edith Galeano.
“Hay una diferencia de 30 años con mi esposa, me casé enamorado, sigo enamorado, la amo (...) siempre he amado a mi mujer, tengo dos preciosos niños”, añadió.
“La relación concluyó cuando me enteré que mi señora me era infiel con un jardinero, un muchacho que venía a mi casa, que vivía más en mi casa que en la de él. Es un hombre que tiene dos esposas y que se dedica a romper vidas”, detalló.
El hombre dijo que al enterarse de la infidelidad de su esposa fue a la empresa telefónica y solicitó los llamados salientes de su casa de El Remanso, momento en que descubrió que había 1.200 comunicaciones entre su esposa y el jardinero.
Pero, según el hombre, su esposa negó las infidelidades y lo acusó de violentarse con ella y golpearla, tras lo cual solicitó judicialmente una orden para excluirlo del hogar.
El hombre recordó que estuvo tres meses sin poder entrar a la casa de El Remanso, aunque, según dijo, nunca hizo nada para revertir la situación, sino que hablaba con su esposa para que admitiera las infidelidades y tomaran una decisión de qué hacer con su matrimonio.
Pero, siempre según la versión del ex marido, la mujer negó todo, aunque no quiso regresar con él.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico