La madre de la presunta niña abusada presentará testigos

Tras la denuncia del abuso a una menor de 6 años por parte de su padrino, ocurrido el 1° de enero en el barrio Máximo Abásolo, desde el Ministerio Público Fiscal se dio inicio a la investigación y se espera que la madre presente mañana los nombres de los testigos.

La fiscal general, Mónica García se refirió al trabajo que inició el Ministerio Público Fiscal tras tomar conocimiento de la denuncia de María Castillo, madre de la menor de 6 años, que fue abusada por su padrino el 1° de enero.

“Como pruebas, se cuenta con la denuncia de la madre. Ya hay fecha para que la vea el psicólogo forense para evaluar el relato de la niña, además del certificado médico y mañana vendrá la madre con datos de los testigos del hecho”, explicó.

Cabe recordar que los familiares de la víctima criticaron fuertemente el accional de la Seccional Séptima que según ellos se negó a tomar la denuncia. Al respecto, Garcia, aclaró  que allí no se toman denuncias de abuso sexual ni violencia familiar y que no se trató de una falta por parte del personal policial.

“Desde las comisarías llevan generalmente a las víctimas a la comisaría de la mujer donde sí se toma la denuncia y se da intervención al Ministerio”, dijo. Y aseveró que se dio intervención inmediata a Servicios de Asistencia a la Victima.

Mientras aseguró que en el lugar, se cuenta con personal femenino preparado para atender este tipo de denuncias. Y aseveró que tras la denuncia: “se dio intervención al cuerpo médico forense, a la menor se la llevó al hospital regional para la revisación”.

LOS HECHOS

El 1 de enero, María Castillo concurrió a la casa de una de sus hermanas en la calle Los Ciruelos y Oreste Franzoni, en el barrio Abásolo, para festejar el Año Nuevo. Había hermanos, tíos, sobrinos y otros familiares. En el inmueble existen al menos tres viviendas, una de las cuales está deshabitada.

Entre las 18:30 y 19 de ese día el domicilio fue visitado por el cuñado y padrino de la niña. Se trata de un albañil de 38 años que realiza trabajos por cuenta propia.

“El jugaba con las nenas, entraba y salía. En un momento salgo a buscar agua para el mate y noto que falta mi nena. La busco, la llamo y no me contesta. Una de sus primas me dice que estaba jugando con el tío Javier”, indicó.

Entonces, se dirigió hasta la última vivienda que oficia de galpón, donde la puerta estaba cerrada. “Llamo a mi nena y sale detrás de una cocina desocupada arreglándose el pantaloncito. ¿Qué estás haciendo? Jugando con mi padrino”, relata que le respondió la niña.

La mujer intercambió unas palabras con el cuñado y la reunión familiar prosiguió. Luego de la cena y al retirarse el sospechoso, Castillo intentó dialogar con su hija para conocer a qué jugaba con el padrino, pero la pequeña rompió en llanto.

Una de las hermanas de M.C. habló con la chica y “lo único que escucho es: ‘yo se los cuento pero a mi mamá no le digan’. Yo entré en estado de shock cuando ella dijo: ‘me tocó’”, recordó la madre de la niña.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico