La marejada llegó hasta la avenida Yrigoyen

Un gran caudal de agua sorprendió ayer a los automovilistas sobre la avenida Ducós. El fenómeno generó que se interrumpiera el tránsito hasta las 10. Se utilizó maquinaria para llevar a cabo el desagote. El Colegio Perito Moreno debió suspender sus actividades en los turnos mañana y tarde debido a la intensidad de las olas. Advierten que las marejadas podrían continuar en los próximos días, por lo que piden no estacionar cerca de la Ducós.

Comodoro volvió a sentir la fuerza del mar por segundo día consecutivo. Es que una gran marejada sorprendió ayer a los automovilistas, por lo que se tuvo que interrumpir el tránsito sobre la avenida Ducós desde las 6:30 hasta las 10 para que las grandes olas no provocaran algún accidente de consecuencias funestas.

El fenómeno se registra por segundo día consecutivo en Comodoro pero con la particularidad de que en esta ocasión el agua llegó hasta la avenida Hipólito Yrigoyen y 25 Mayo, tal como ocurriera en 1992. Allí quedaron rastros de los desechos que el mar arrojó desde sus entrañas.

En consecuencia, el personal del área de Transito de la Municipalidad desplegó a todos sus agentes para cortar la circulación por la zona y evitar mayores problemas hasta que desapareciera la totalidad del agua.

Las calles quedaron totalmente despejadas gracias a la ayuda de maquinarias que sacaron montículos de tierra y material que estaban sobre la calzada. “El agua ya desagotó, pero a veces cuando sube la marea de esta manera, hasta que no empieza a bajar, los pluviales no pueden desagotar”, explicó el secretario de Gobierno, Ricardo Gaitán, quien también brindó recomendaciones para quienes viven cerca de la Ducós y advirtió que se esperan nuevas marejadas para hoy, sumado al pronóstico de alerta por fuertes vientos.

Es por eso que solicitó a los vecinos que viven cerca de la citada calle, o que trabajen en la zona, que no estacionen sus automóviles en las inmediaciones, con el fin de no sufrir daños.

El Colegio Perito Moreno siempre fue uno de más afectados por las marejadas en Comodoro y en esta ocasión no hubo excepción. El establecimiento debió suspender sus actividades por la intensidad de las olas en sus turnos mañana y tarde. Asimismo, autoridades de la institución analizaban ayer a la tarde si hoy abrirían sus puertas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico