La muerte del menor habría sido el desenlace de un tenebroso juego de ninjas

A mediodía de este lunes prestó declaración indagatoria Ramiro Antonio Viches (19) ante el juez de instrucción penal Marcos Pérez Soruco.

El individuo está imputado en la muerte del menor Nehuen Poso (16), a quien le profirió una profunda heridas de arma blanca y además hirió a otro joven en la cara y la espalda, Lautaro Roldán (18).

Vale recordar que el hecho de sangre se registró en las primeras horas de la madrugada del domingo en la casa de Vilches, ubicada en la calle Camilo Asad 169, zona del barrio 25 de Mayo de Caleta Olivia.

Fuentes confiables revelaron a El Patagónico que a Vilches, patrocinado por el abogado particular Heraldo Nanni, le fue imputado preventivamente el delito de “homicidio simple” y que el magistrado dispuso que continúe detenido en un calabozo de la Comisaria Seccional Segunda, hasta que se defina su situación procesal en un lapso no superior a los diez días hábiles, tal como se estipula en instancias legales.

El acusado admitió su autoría en el hecho y aseguró que estaba anímicamente destrozado ya que las víctimas eran sus amigos a los que había invitado a su casa donde mantuvieron un encuentro con abundante ingesta de bebidas alcohólicas.

Las mismas fuentes revelaron que Vilches dijo ante el magistrado que en principio comenzaron a jugar a las cartas, luego a las cachetadas (el informe policial indica que se produjo un juego de manos) y finalmente a ser ninjas (personajes originarios de Japón)utilizando elementos cortantes, hasta que la situación se salió de control y apuñaló a sus amigos.

La policía incautó en la vivienda un filoso cuchillo con la inscripción “Tandil El Chaja”, pero no está claro si en el tenebroso juego se utilizó solamente ese elemento.

El menor acusó una profunda herida en el hemitórax izquierdo y falleció horas más tarde cuando era asistiendo el Hospital Zonal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico