La muerte de Jesse James como estreno del Coliseo

Desde hoy se exhibe en el Cine Coliseo "El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford", un western del director Andrew Dominik, producido por los hermanos Ridley y Tony Scott junto con Brad Pitt, quien asume también el rol protagónico en lo que la crítica internacional ha saludado como una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Pitt se unen Sam Shepard, Mary-Louise Parker, Paul Schneider, Jeremy Renner, Sam Rockwell y Casey Affleck en el papel de Robert Ford, quien pasó a la historia por haber cometido uno de los más famosos asesinatos a traición.
La película narra cómo este joven idealista de 19 años y el hombre al que tanto admiraba se conocieron e hicieron amigos, y lo que pasó entre ellos en los días y horas que precedieron al episodio que terminaría con la vida de uno y señalaría al otro como «el pequeño cobarde» que le disparó por la espalda.
Se han escrito innumerables libros e historias sobre el forajido más famoso de Norteamérica, pero la mayoría de ellas contienen referencias más bien secundarias de la verdad. Por eso, Andrew Dominik ha tomado la novela «Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford», de Ron Hansen, para hacer éste, su segundo largometraje.
En su libro, Hansen hurga en las vidas privadas del fuera de la ley más famoso de Norteamérica y de su insólito asesino, para ofrecer una nueva perspectiva de la leyenda y tratar de responder a la pregunta sobre lo que verdaderamente pudo haber sucedido en los meses anteriores al infame disparo.

LA INTRIGA
«Yo no sabía más sobre James o Ford que la mayoría de las personas», comenta Dominik, «pero me vi arrastrado por esa historia llena de personajes y emociones tan intensos y reales. ¿Quiénes eran? ¿Qué sentían? ¿Cómo se relacionaban entre sí? El hecho de que resultaran ser dos figuras de la historia norteamericana, añadía cierto nivel de drama, pero en realidad fue un tema secundario porque este era un retrato de Robert Ford que yo nunca antes había visto. Ves su ansiedad, su necesidad y su ambición, y pensás que probablemente así es como era».
La película ha contado con un coproductor de lujo: Ridley Scott, cuya influencia se hace sentir en los aspectos visuales. Es él quien aclara que, aunque la película está basada en una exhaustiva investigación de los personajes, de su historia y de la época en que vivieron, la relación entre James y Ford es relatada especulativamente para así avivar la imaginación antes que imponer un punto de vista.
«El universo de Robert Ford sólo puede ser imaginado», explica. «Y lo mismo pasa con el dilema de Jesse James al final de su vida, sus pensamientos íntimos y posibles remordimientos. Por eso el film suscita preguntas que el espectador debe responder individualmente».
«Es más un drama psicológico que un western», dice Brad Pitt. «Tiene que ver con la anatomía de un asesinato y sus consecuencias».
Es esta perspectiva la que diferencia a esta película de otras dramatizaciones sobre James y su poco conocido asesino.
Aunque la acción empieza con una emboscada en la noche y el típico asalto a un tren, el verdadero drama se desencadena durante el período posterior al robo, en los personajes demonios de Jesse, en la intensa dedicación para cubrir sus huellas y sus enigmáticas relaciones con los miembros de su banda, cada vez más reacios a permanecer inactivos hasta que él los convocara para el siguiente trabajo.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico