La mujer que mató a su pareja será investigada hasta el 10 de diciembre

La investigación preparatoria contra la mujer que mató a Pablo David Rúa fue prorrogada a pedido del Ministerio Público Fiscal y se autorizaron otros dos meses para concluirla. Si bien el caso fue calificado como homicidio agravado por haber sido cometido contra quien mantuvo una relación de pareja, existe la posibilidad de que la misma se modifique en beneficio de la imputada. Por lo pronto continuará con medidas sustitutivas a la prisión preventiva.

A instancias del Ministerio Público Fiscal se solicitó un prórroga del plazo de investigación de la causa que tiene como imputada a Noemí Liliana Ortiz (30), a quien el fiscal general Adrián Cabral imputó el 10 de abril como autora del delito de homicidio agravado por haber sido cometido contra quien mantuvo una relación de pareja, aunque en esa ocasión aclaró que la misma es provisoria y que con el avance de la investigación podría mutar a homicidio preterintencional u homicidio con exceso en la legítima defensa.

De todas maneras, para terminar de corroborar esos extremos, la parte acusadora tiene pendiente la realización de una serie de pericias, como la psicológica, entre otras, para lo cual requirió una prórroga de 60 días, señalando que en ese tiempo se podrá contar con los elementos que se requieren para resolver la acusación.

El pedido se hizo ante el juez natural de la causa, Jorge Odorisio y la defensora pública, María Cristina Sadino, quien asiste a la imputada y no cuestionó el pedido de la Fiscalía. En razón de ello el juez autorizó la prórroga y ordenó presentaciones ante un órgano de control y prohibición de acercamiento a los testigos.

EL CASO

El homicidio, según la parte acusadora, ocurrió el 9 de abril entre las 2:30 y las 4:30 en el domicilio que Pablo Rúa ocupaba en Ostoich 1326 del barrio Abel Amaya. En ese lugar, según el fiscal, se encontraban Rúa, Ortiz y Walter Mauricio Palacios compartiendo bebidas hasta que en un momento la pareja comenzó a discutir y luego Rúa le habría pedido a Palacios que los dejara solos porque necesitaba intimidad.

La discusión pasó de lo verbal a la agresión física y en un momento dado la mujer le causó una lesión en el antebrazo con una botella rota, la cual provocó una herida de 11 centímetros que lo llevó a desangrarse.

El fiscal también hizo referencia a todas las denuncias que pesaban sobre Rúa por violencia de género desde 2010 y la última fue en febrero de este año por amenazas y lesiones, todas realizadas por distintas mujeres que fueron pareja de Rúa. En tanto que el 7 de octubre de 2014 Ortiz lo denunció por la golpiza que recibió y las amenazas de muerte, aunque esa investigación fue archivada por la Fiscalía. Rúa también tenía pendiente un juicio por tenencia de arma de fuego y abuso de arma.

DECLARO QUE LA QUERIA MATAR

La mujer declaró en la primera audiencia y brindó un crudo relato sobre el calvario que vivió los últimos 7 años, 5 de los cuales convivió con Rúa. Ella es madre soletera y tienen dos hijos adolescentes que están escolarizados y que dependen de su sustento.

En su declaración afirmó que el testigo Palacios nunca se fue y estuvo todo el tiempo hasta que vio sangre, recién allí desapareció. Ella le pidió ayuda para que le sacara de encima al individuo que la tenía en el suelo y tomándola de cuello. “Me estaba ahorcando, ya no podía hablar y le hacía señas a su amigo para que me lo saque. En un momento me soltó y traté de irme, pero me agarró de los pelos y se me tiró otra vez encima.

Arriba de la mesa había una botella de cerveza. Yo lo quise asustar para que me deje de pegar, no lo quería lastimar”, sostuvo.La sangre que comenzó a salir del antebrazo de Rúa motivó a Palacios a dejar el lugar y la mujer trató de hacerle un torniquete con una campera, al tiempo que llamó a su hermana para que la ayudara a trasladarlo hasta el Hospital Regional.“

No sabía el número de la ambulancia. Yo le hablaba para que no se duerma y le pedía que aguante; todo el viaje le hablé pero cuando lo estaba reanimando en el hospital me di cuenta que se había muerto”, se lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico