La mujer sospechada de asesinar a su hijo quedó en prisión preventiva

Declaró ante la juez de Rawson, Ivana González, que su hijo padecía una severa discapacidad cerebral y que había muerto asfixiado mientras dormía. Manifestó que ella “sin tener dominio de la situación” intentó prender fuego el cuerpo y luego ocultarlo con arena y escombros en el interior de un tambor.

María Cecilia Rojas (32), la mujer imputada como la autora de la muerte de su hijo en una vivienda ubicada en calle Soldado de Malvinas al 300 del puerto de Rawson, deberá cumplir tres meses de prisión preventiva.

Lo decidió el miércoles la juez Ivana González en el control y formalización de la investigación. La mujer es investigada como presunta autora de la muerte de su hijo de 9 años, Juan Maldonado.

A la mujer se le imputa el delito de filicidio -atentar contra la vida de su propio hijo- que prevé prisión perpetua, tal como lo manifestó la magistrada durante la audiencia.

La juez estableció también que existe la posibilidad de entorpecimiento de la investigación y para ello se basó en la actitud que tuvo la mujer de quemar y ocultar el cuerpo en un tambor.

Mientras, el defensor oficial Nereo Morejón argumentó que la falta de medios económicos de la mujer impediría sus intenciones de fugarse, aunque la gravedad de la pena esperada en caso de la causa llegue a juicio, echó por tierra esta argumentación.

La mujer declaró en la audiencia que el niño padecía una severa discapacidad cerebral y que había muerto asfixiado mientras dormía. Que ella, “sin tener dominio de la situación”, intentó prender fuego el cuerpo y luego ocultarlo con arena y escombros en el interior de un tambor. Dio cuenta también de su historia, la llegada al puerto de Rawson desde Paraguay y las dificultades para criar a sus cuatro hijos.

El expediente se encuentra a cargo de la fiscal general Griselda Encinas y la funcionaria de fiscalía Patricia Cárcamo.

De acuerdo a las primeras informaciones, la ex pareja de la madre del niño concurrió a la 1:10 del martes al domicilio y la notó rara, comenzó a preguntarle cosas y la mujer confesó que su hijo discapacitado había fallecido.

La víctima vivía junto a su madre y otros tres hermanos. El padrastro del chico no dudó en alertar a la policía, quien descubrió el cuerpo que estaba sin vida desde hace una semana en el fondo del barril cubierto con arena y colchones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico