La obra de la Ciudad Judicial se realizará en dos etapas

La primera de ellas estaría culminada dentro de dos años y medio, lo que posibilitaría la mudanza de todos los sectores de la Justicia que hoy funcionan en inmuebles alquilados.

El vicepresidente del Superior Tribunal de Justicia de Chubut, Alejandro Panizzi, afirmó que la obra de la Ciudad Judicial no marcha de acuerdo a lo previsto y lo deseado, pero aseguró que “no está paralizada” como la ciudadanía cree. Manifestó que a ritmo lento se va avanzando en la primera de las dos etapas, la que recién podría estar lista en dos años y medio, estimó.
Por su alto costo e impacto económico, y la falta de recursos del poder judicial, la obra de la Ciudad judicial está virtualmente paralizada hace años, hecho que motivó el miércoles un nuevo reclamo del intendente Néstor Di Pierro, quien en su discurso inaugural de sesiones en el Concejo Deliberante habló de la posibilidad de recuperar esas tierras para la comuna y de promover un encuentro directo con los miembros del Superior Tribunal de Justicia con el objetivo de tratar el tema.
La mayoría de los miembros del Superior Tribunal de Justicia se encontraba ayer en Lago Puelo, donde se inauguró el “II Encuentro de Maestros del Derecho Procesal”, y no conocían de primera mano lo dicho por el jefe comunal.
En diálogo con Diario Patagónico, el vicepresidente del  máximo organismo judicial de la provincia, Alejandro Panizzi, se excusó de hablar en concreto sobre las palabras de Di Pierro, pero consideró que, más allá del retraso, la obra va avanzando.
“No vamos al ritmo inicialmente previsto y mucho menos al deseado, porque todos conocemos la gran deuda que tiene el Poder Judicial con Comodoro  y sus necesidades, pero se avanzó bastante en la primera etapa, que se puso en marcha luego del acuerdo con el gobierno provincial”, indicó el ministro.
CABLEADO Y
CALEFACCION
Luego de recordar el exiguo presupuesto que tiene el Poder Judicial y que, a diferencia del Poder Legislativo debe solventar con sus propios fondos las distintas obras de infraestructura, el juez dijo que, en esta primera etapa, “se avanzó mucho en cuestiones importantes y costosas como el cableado y la colocación de calefacción y refrigeración. Creo que en dos años podríamos estar concluyendo esta parte, que será realmente importante y fundacional”, puntualizó.
La intención del Poder Judicial con este diseño en dos etapas es que cuando concluya la primera, se puedan mudar allí las distintas oficinas que hoy funcionan en edificios alquilados, algo que insume un doble costo porque, mientras que se invierte en la obra, se pagan sumas siderales en arriendos.

DIEZ AÑOS
La obra comenzó a construirse en el año 2003 y pese a las idas y vueltas, avanzó hasta agosto de 2008 cuando por la falta de fondos y acuerdos con el Gobierno provincial de aquel momento, el de Mario Das Neves, el Poder Judicial no tuvo posibilidad alguna de volcar al emprendimiento la gran masa de dinero que se necesitaba.
El Poder Judicial, además de su presupuesto, tiene dinero disponible por la obra a través de lo que recauda a partir de la tasa de justicia, pero por la magnitud del emprendimiento los especialistas consideraron que el cierre del proyecto debía hacerse de una sola vez y para ello se necesitaba un financiamiento externo o provincial.
Tras numerosas reuniones, el Superior Tribunal de Justicia y el actual Gobierno provincial de Martín Buzzi acordaron que se divida en dos etapas esta obra que varias veces fue definida como el monumento al abandono o a la desidia y que ahora busca reconducirse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico