La oposición reconoció aciertos, aunque realizó fuertes críticas

Dirigentes de la oposición reclamaron cambios de orientación en las políticas de varias áreas de gobierno, tras evaluar los cuatro años de gestión del presidente Néstor Kirchner.

Los candidatos presidenciales Roberto Lavagna y Ricardo López Murphy fueron críticos con las aspectos institucionales y económicos, en tanto el presidente de la UCR, Gerardo Morales objetó la «lógica de un gobierno autoritario e intolerante» y el líder de PRO, Mauricio Macri, reclamó más diálogo.
Kirchner cumplió ayer el cuarto año al frente del Gobierno, pero ejercerá el mando hasta el 10 de diciembre, luego que su antecesor Eduardo Duhalde, estableció el recambio presidencial para el 25 de Mayo, luego de la turbulencias provocadas por el asesinato de dos piqueteros en julio de 2002.
Roberto Lavagna, quien fue ministro de Kirchner durante la primera etapa del actual mandato, dijo que hubo «dos años y medio de ciertos aciertos y el otro año y pico (fue) distinto», debido a que el Presidente interpretó «como un cheque en blanco» los votos que recibió en el 2005.
Respecto de la segunda etapa, en la que Lavagna ya no estaba en el gobierno, dijo que se produjeron «desvíos» como la búsqueda y obtención de superpoderes a lo que se agregó la reforma del Consejo de la Magistratura, la Unidad de Información Financiera (UIF), reelecciones indefinidas y comportamiento de los organismos del Estado como el INDEC.
En tanto, el candidato de Recrear, Ricardo López Murphy, opinó que los cuatro años del gobierno fueron «malos», aunque tuvieron aspectos positivos.
El economista elogió el restablecimiento del valor de la Presidencia como institución, la eliminación del «festival de bonos», una «importante recuperación económica» y la instauración de una «política fiscal disciplinada».
López Murphy destacó, en cambio, que «los puntos negativos fueron muchísimos más», especialmente los relacionados con un «descuido institucional enorme».
Afirmó que «Kirchner no cree en el principio de la división de poderes», se «ha entrometido en el Poder Legislativo como ningún otro Presidente», y además «interfirió en el Poder Judicial».
López Murphy concluyó que Kirchner «no ha puesto en marcha ningún plan para solucionar los problemas reales del país» y «no hay políticas de Estado, sino una que consiste en una sucesión permanente de parches y de agravios para todos los sectores de la sociedad».
Sostuvo además que el «cóctel de desinversión y sospechas de corrupción es la espada de Damocles que pesa sobre el Gobierno».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico